Boza tocará este viernes en Málaga y nosotros hemos hablado con ella.



Carmen Boza hace parada en Málaga y Sevilla este fin de semana con motivo de la presentación de su disco «La Mansión de los Espejos».  El concierto tendrá lugar en la Sala Eventual Music y, antes de poder disfrutarlo, hemos tenido la oportunidad de hablar con ella sobre su trabajo. Si aun no tenéis vuestras entradas podéis conseguirlas en ticketea.

Estás presentando por las salas un proyecto, «la mansión de los espejos» que es el fruto del trabajo de muchos años, de una acumulación de temas que has ido presentando en pequeñas, y no tan pequeñas, salas de toda la geografía española, y que ha estado impulsado por tu presencia en diferentes redes sociales y plataformas digitales ¿Qué peso tiene en el «éxito» de Boza toda esta evolución mediática? ¿hubiera sido posible hablar de este LP si no hubieras expuesto tu trabajo, previamente, en Internet?

El éxito de Carmen Boza es la evolución en sí misma, o así es como yo quiero medir el éxito; la evolución mediática va por otro lado, aunque también de la mano, y creo que efectivamente ha sido la mediatización de mi evolución artística la que ha propiciado que este LP se haga realidad de la manera en que lo ha hecho.

Hay que destacar que el álbum ha sido producido gracias a una campaña de crowfunding, algo que en estos tiempos de crisis es cada vez más usual entre los músicos. Cuéntanos tu experiencia con este sistema de financiación ¿realmente hay suficientes mecenas entre los seguidores de un grupo/cantante como para que se pueda permitir impulsar un proyecto tan ambicioso como es sacar al mercado un disco?

Llevar a cabo una campaña de crowdfunding para grabar un disco es muy costoso en todos los sentidos posibles; en estos tiempos de números en redes sociales hay que detenerse a pensar si tus expectativas encajan con las posibilidades y debes conocer a tu público. No sólo basta con saber que miran tus vídeos, te dan likes y comparten tus canciones, creo que pensar en si tú tienes algo que ofrecer que les resulte interesante es básico, especialmente en este caso en el que el concepto se basa en apoyar un proyecto y no en comprar un disco. Y muy importante es pensar si estás dispuesto a asumir todo el trabajo que supone una vez que se ha grabado el disco, que ha sido en mi caso el 70% con 893 mecenas y muchísimas recompensas distintas, el trabajo ha sido (y sigue siendo) muy arduo pero la respuesta del público ha sido sensacional.

Al escuchar el álbum encontramos diferentes temas que nos son muy familiares, temas que ya formaban parte del trabajo que tenías colgado en internet, como son octubre o nana noir, ¿Qué hace que sean éstos temas y no otros los que pasen la prueba final y se incorporen al tracklist de «La Mansión de los Espejos»?

Cuando tenía ante mí los casi 30 títulos para elegir el tracklist final de “La Mansión de los Espejos” me di cuenta de que, independientemente del momento en que las hubiese escrito o incluso de quién las hubiese escrito, me emocionaban; esa capacidad de emocionar fue el criterio con el que las elegí.

Estábamos acostumbrados al sonido Carmen Boza sin aditivos, a una voz y una guitarra cantando emociones, pero reconozco que, escuchando los nuevos temas, me sorprendo sonriendo y asintiendo ante el buen gusto a la hora de introducir los arreglos de las canciones. Más melodía, misma esencia. ¿Qué nos puedes contar de Toni Brunet? ¿Por qué él?

Toni Brunet es un gran músico y un artesano de las canciones, las ama y las respeta de una manera muy especial. Independientemente de sus influencias y su trayectoria como músico y compositor, su
sensibilidad y su talento tienen un punto camaleónico que hace brillar el talento y la sensibilidad de otros. Además, trabajar en el estudio con él ha sido una experiencia restauradora; sin duda creo que Toni Brunet es uno de los productores con más talento de este país y, aunque hace un año sólo lo intuyera, por eso le elegí a él.

Aunque las comparaciones son odiosas, parte de los nuevos temas (con sus nuevos arreglos) parecen evocar melodías de Marlango, ¿dirías que hay similitudes entre tu música y las de esta banda, o es simplemente el sello Toni Brunet lo que apreciamos en común entre ambos?

Pues Marlango no es una banda que me haya influenciado en absoluto para componer ni para enfocar la producción del disco; no obstante, Toni tiene un sonido y una elegancia en la tocata y en los arreglos que baña todo lo que toca y ha tocado con Marlango durante una temporada. Es un grande, qué quieres que te diga.

Carmen Boza es una cantautora gaditana afincada en Madrid, ¿Es más difícil abrirse puertas en el plano musical si no vives en una gran ciudad? ¿cómo se entiende en Cádiz y en el sur tu música? ¿Crees que existen diferencias geográficas a la hora de entender determinados estilos musicales?

Las ideas de hacerse conocido y abrirse camino en la música son distintas a mi juicio, pero es verdad que es más fácil hacer carretera desde Madrid que desde Cádiz. En el sur y en el norte mi música la entiende quien la quiere escuchar, aunque hay determinados estilos que están arraigados a una tierra, como lo son el flamenco, la cumbia o la jota. Pero vamos, no estoy desvelando ningún misterio con esto.

Personalmente, soy muy fan del tema «delirios y de éxtasis», del dejar las cosas claras sin tapujos, ¿dirías que tú música enseña más de lo que intenta esconder, o eres de las que prefiere dejar la puerta abierta a la imaginación del espectador?

Si hubiese algo que intentase esconder, no lo contaría en una canción. Las canciones que escribo son vómitos de ideas y experiencias, y cada uno las interpreta según le parece o le viene bien. Esa es la magia de lo impreciso.

Cuando escuchamos «la mansión de los espejos», y a Boza en general, se aprecia una continua exposición al público ¿Se puede componer sin hablar de la propia experiencia? ¿crees que es posible la creación colectiva en estos términos, es decir, componer a medias con alguien más y acabar diciendo lo que cada uno quería decir, o es una utopía?

Claro que se puede componer sin hablar de la propia experiencia, lo que no concibo es ser un hipócrita; escribir para agradar a los demás. Pero hay de todo en la viña del señor. Lo de escribir a medias y acabar diciendo lo que cada uno quería decir me parece un esfuerzo desmedido e inútil; cuando creas con otra persona, lo que buscas es experimentar y ver qué resulta de esa sinergia, precisamente lo contrario a la expresión individual. Pero hay de todo en la viña del señor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.