El Lugar sin Nombre de Vinila von Bismark

El Norte es duro y no solo en Juego de Tronos, en España también, su clima es húmedo y frío, como fría era la noche del viernes cuando nos dirigíamos a Karma para disfrutar de la visita de A Place With No Name con el convencimiento de que tan solo Vinila von Bismark sería capaz de calentar la noche.

Pero antes de nada ¿Quién es Vinila von Bismark? Vinila von Bismark es el alter ego de Irene López, una granadina que un día soñó con convertirse en Marlene Dietrich y dominar el mundo seduciéndolo con su picaresca. Así aquella chica que formaba parte de Krakovia comenzó a recibir cada vez más miradas, pasó de ser la chica de Krakovia a ser Vinila von Bismark quien se rodeó de The Lucky Dados para dar a luz The Secret Carnival, disco la que encumbró como la reina del rockabilly español. Pero sería muy fácil decir que Vinila von Bismark es tan solo una cantante pero no, este personaje no conoce de fronteras y así se enroló en el espectáculo The Hole donde Vinila muestra su gusto y amor por el burlesque y el cabaret de post-guerra.

Así, la gira de presentación de A Place With No Name recalaba en la Sala Karma de Pontevedra, una gira donde Vinila se rodea por Javier Geras al bajo, Gabriel Casanova al piano, J.M. Rubio a la batería y Omar Deltrueno a la guitarra. Cuatro geniales músicos capaces de abrir un concierto a ritmo de música surf que nos hace cruzar el océano en cuestión de segundos. Un melodía que templaba el ambiente para la salida a escena de la estrella de la noche. Y llega ese deseado momento, ese momento en el que Vinila von Bismark toma el escenario: hipnótica pasea por el escenario oculta tras una máscara que la convierte en la Santanico Pandemonium de la Sala Karma.

El espectáculo comenzó con Snake, para posteriormente dar paso a un par de temas más y a la presentación de la propia Vinila ante la sala. Porque sí, un concierto de Vinila von Bismark no es tan solo un concierto, es un espectáculo cargado de matices y juegos que van más allá de la música. Máscara, batines, lentejuelas y tatuajes, melodías gitanas y dejes árabes pero sobre todo mucho rock’n’roll.

Poco a poco Vinila fue desgranando los temas que componen este primer trabajo en solitario, como hemos dicho comenzó con Snake y continuó con Teddy B y Habiti Twist para llegar al tema que da nombre al disco A Place With No Name, un tema más pausado que dio paso al grueso del concierto donde se sucedieron bailes y contoneos en los que Vinila luce cuerpo y tatuajes. Porque sí amigos, a medida que el concierto avanzaba la ropa desaparecía y el calor subía en la sala y es que como ya hemos dicho Vinila es la estrella de la noche y todas la miradas recaen en ella.

Cambio de vestuario, primera despedida y cuplé presentado a base besos y es que Vinila von Bismark se convertía por un momento en Consuelito Velázquez: mucho más rubia, mucho más tatuada y con mucha menos ropa pero con las mismas ganas de ser besada. I’ve Got my Eyes on You y Have Some Boogaloo ponían fin a un espectáculo de una diva de la vieja escuela, un diva que se acompaña de una músicos excepcionales, una mujer de palabra que promete una noche de rock y cumple. Así es ese lugar sin nombre al que nos invita Vinila y sus chicos.

¡Santificado sea el rock and roll! ¡Santificada ella entre todas las mujeres!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.