Hinds and Parrots, a love that bends spoons

Hacemos lo que nos gusta. ¿Que cómo lo conseguimos? Ni idea. ¿Éxito? Pues eso parece. ¿De dónde viene? Cheeseburger, please. 

No tengo ni idea, pero imagino que más o menos así debe funcionar el cerebro de las Hinds. Aplastante lógica matemática que las ha llevado al éxito. Sin artificios, sin complejos. Sin pretensiones, sin dobles intenciones. Esto es lo que hacen y así suenan, con acento inglés, abriendo mucho la boca: «Jainds». 
La escena del garage madrileño estuvo de celebración el domingo 26 en la sala Sol de Madrid con motivo del aniversario de la girl band. Acompañándolas sus eternos lovers, The Parrots. Entre trescientas y cuatrocientas personas, mucha cerveza, sudor, rock de guitarra, tintes surferos y gritos desatinados que tuvieron como respuesta a un público enloquecido, que no dudó en amenizar el previo subiéndose al escenario y lanzándose sin otro salvavidas que la probabilidad dada a error de que unos brazos los recogieran al otro lado.

Dani, Diego y Álex salen al escenario haciendo mucho ruido. Rock crudo de guitarra, una batería agresiva y la letra pegadiza de «Dee Dee Dangerous», «Loving You Is Hard» y «I Am A Man», entre algunas de las que sonaron. El aire iba cogiendo densidad, el volumen subiendo y la energía propia de la juventud era palpable. Quienes estaban ahí no podrían haber encontrado un lugar mejor en el que estar. No fue otro concierto pop de unos modernillos que han venido a hacerse famosos. Si algo se respiraba en la sala Sol era la sensación de que se estaba haciendo algo auténtico. «Lo nuevo con olor a viejo». Traer de vuelta la historia del rock garajero y el espíritu de una generación que reivindica la libertad de poder hacer lo que a uno le gusta con el sencillo alegato de ser eso: lo que a uno le gusta. The Parrots, señores.

Descanso y salida al escenario de las Chicas de Oro. Amber (baterista) se encuentra saltando sobre el asfalto, disfrutando de su fiesta. En cuanto la reclaman, toma las baquetas y empiezan a rascar las cuerdas de Ana, Carlotta y Ade. Juventud infinita. Ritmos surferos, rock y pop lo-fi cantado en inglés con letras que magnetizan. Cantan graves. Suenan dulces. Buen rollo y unas sonrisas que no pierden color. Su directo suena caótico, crudo, sucio, auténtico, fresco y divertido. No era un concierto para tener un alarde de maestría musical. Más valoradas eran las transiciones entre las canciones en las que Ana y sobre todo Carlotta reían porque sí y emitían vocales desordenadas que tenían el mismo impacto que la promesa de unas vacaciones infinitas en el mar. Sonaron «Bamboo», «Trippy Gum» y «Castigadas en el granero», la cual el público asistente recibió entre ovaciones, al ser una de las últimas que interpretaron.

El final de concierto tuvo a unos treinta amigos sobre el escenario, que cantaban y saltaban y se hicieron con los micros, robando protagonismo, si alguien pudiera llegar a considerarlo así, a las cumpleañeras. No existían jerarquías sobre el escenario. En las fiestas solo mandan papá y mamá cuando llegan antes de hora y esa noche no vinieron a dormir a casa.

Las Hinds confirmaron la publicación de su primer elepé, grabado en Cádiz con Diego García, voz y guitarra de The Parrots. Estos mismos anunciaban hoy nuevo epé, del que ya se conoce la portada.





Garage is alive and we are soon to be young!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.