El año definitivo del Granada Sound

Granada Sound 2015

Este año parecía ser el decisivo para el Granada Sound. Era la prueba de fuego para consolidarse como una de las apuestas festivaleras más seguras o bien, caer en el olvido. Y la pasó de forma muy satisfactoria.

Pero el Granada Sound no es el típico festival al uso. Desde su primera edición en la Plaza de Toros, y ya va por la cuarta, se ha caracterizado por abrir y terminar pronto, pero esta edición y gracias al cambio de recinto, la hora de cierre era más que decente y aplacó cualquier queja posible referente a este aspecto.

Esta vez los más puntuales tenían buenas excusas: Aurora, Royal Mail, Bittersweet y Holögrama eran una de ellas, pero también el 2×1 en cerveza de las dos primeras horas y el detalle del reloj cortesía de Calgary.

Zahara fue la primera en congregar un mayor número de asistentes, que resistieron a las últimos coletazos del calor del sol con sombreros y descuentos de Inside. Además de la energía de esta atípica «Santa», algo más recatada pero sin escatimar en dulzura y garra, esa actitud que tanto gusta al público.

Granada 013web

El concierto de Nacho Vegas empezaba justamente después, con un atuendo algo más informal que de costumbre y rescatando canciones como ‘Me he perdido’ y ‘Perdimos el control’. Lo cierto es que el ambiente era más emotivo de lo habitual, aunque faltó esa chispa que suele hacer que los haters dejen de tacharlo de aburrido o poco adecuado para festivales. Pero qué cojones, no los necesitamos, estamos bien así, rebuscándonos entre esos raros con buen gusto a los que el asturiano conmociona con cada canción.

Antes de que Nacho Vegas decidiera poner fin a su concierto, Sidonie ya probaba sonido en el escenario contiguo, con un volumen que rozaba la falta de respeto, aunque parece que finalmente alguien lo percibió y esto quedó en una mera anécdota que no volvió a repetirse durante el festival. De igual modo, Sidonie también parece haber notado que los últimos discos tienen menor acogida por parte de la mayor parte del público y siempre aciertan optando por las canciones con las que nos engancharon en su momento.

web

L.A. adornó la noche sin defraudar, dejando el ambiente en el punto más álgido casi para la medianoche. Lo cierto es que el mallorquín ha sido capaz de mantener una línea durante todos sus trabajos y cada repertorio goza del equilibrio adecuado. El artista puede permitirse saltar de ‘Living by the ocean’ a ‘Rebel’ y de ahí a ‘Stop the clocks’ sin que suene discordante y nadie deje de cantar y eso es gracias al cuidado con el que ha tratado a sus canciones desde aquel «Heavenlly Hell». Para nuestra sorpresa, Chino Supersubmarina fue invitado a cantar ‘Hands’ (sí, Chino cantando en inglés), apuesta arriesgada por ser siempre el momento cumbre del show, pero no entonó el «the fucking cocaine», como creíamos en un principio y la verdad es que nunca pensé que diría esto, pero Chino no lo hizo mal.

Granada Sound 2015

Le pese a quien le pese, era el día de Izal. Justo el mismo día que estrenaban disco, el Granada Sound los subía a su escenario principal en prime time. Los cartelitos que recorrían el recinto en manos de los asistentes, reunían múltiples frases referentes al grupo de moda y el aforo gozaba de su momento cumbre. Todo estaba preparado para conocer ‘Copacabana‘ e Izal echó el resto, contentando a unos y cansando a otros, aunque a esas horas, hasta el más detractor entonó a grito limpio ‘La mujer de verde’, que dio paso a la electrónica y la fiesta de Mendetz, a los que por fin oímos en directo. Ya podemos tachar de nuestra «lista de cosas que hacer antes de morir» lo de bailar ‘FutureSex’ con Mendetz en frente. Les Castizos, quienes demostraron con su sesión de dónde les viene tanta fama, cerraron la jornada a altas horas de la madrugada provocando en el público bailes desenfrenados y agitación masiva de caretas gigantes.

Granada Sound 2015

La segunda jornada del festival dio comienzo con la electricidad temprana de Carlos Sadness, el accidentado pero digno de alabar concierto de Delafé y Las Flores Azules, en el que el médico tuvo que intervenir en directo al lastimarse un pie Oscar D’Aniello, problema que se solucionó con una venda, muchos aplausos y continuando el concierto y  la celebración del 10 aniversario de La Habitación Roja, que sirvió de calentamiento para los ritmos bailables de Dorian. Mientras, por el bus de Redbull, pasaban grupos como Kenedy, Correos y Jacobo Serra, por donde pasaron los escasos pero verdaderos indies. Se palpaba la diferencia de duración de los conciertos en este tercer escenario, los grupos gozaban de menor tiempo y raro fue el que no le echó ganas y se centró en sus mejores canciones (sin desmerecer a los del resto de escenarios, claro).

12049731_10153509131275932_8239120813141225111_n

El concierto de Supersubmarina comenzaba poco después de que sonase ‘A cualquier otra parte’, que fue lo que debió pensar la corriente, que saltó dejándoles desenchufados durante algunos minutos. Pero esto no fue una mala noticia para las fans de Supersubmarina, ya que sirvió de excusa para que Chino se desabrochase para mostrar un mensaje escrito en su torso con el problema ocurrido. Pero todo se saldó para cuando llegó la canción más esperada, ‘LN Granada’ terminó con todo un festival de fuegos artificiales tras el escenario, que adornaron el cielo de noche.

Granada 243web

Niños Mutantes precedían al cabeza de cartel internacional, un papel nada fácil que superaron con éxito a pesar de algunos puntuales problemillas de sonido. Con diversas colaboraciones de excepción, que pasaron por integrantes de Lagartija Nick, Napoleón Solo, Lori Meyers y La Habitación Roja y jugando en casa, los granadinos agradecieron al festival haber elegido una ciudad como la suya. Y también lo hicieron al público en forma de canciones que ya son himnos como ‘Hundir la flota‘ o ‘Errante‘.

Granada 386web

The Kooks eran el plato fuerte de la noche y el único grupo internacional, cosa que produjo una gran expectación por parte de todos los allí presentes. Las melodías bailables de ‘Seaside’ y ‘She moves on the own way’ ayudaron a los británicos a calar hondo entre el público, que en medio del éxtasis se encargaron de calificar éste como el mejor e inolvidable concierto del festival, convirtiendo a The Kooks inmediatamente en TT nacionales.

La verbena comenzaba con Varry Brava, que ataviados con sus esperpénticos modelitos disco saltaban literalmente al escenario para hacer bailar hasta al último mono. Todo un acierto la hora para la que estaban programados y es que no hay quien se resista a berrear con bailecitos y saltos intercalados el ‘No gires’. Toda una fiesta que se encargó de coronar Elyella DJs, con un repertorio en su línea, muy acorde con el resto de grupos del cartel y mucho confeti.

Granada 391web

Terminaba así un Granada Sound que superó con creces cualquier expectativa posible gracias a la gran extensión del recinto, los grupos invitados y la organización, que solventó los pequeños fallos con gran rapidez y eficacia, convirtiéndolos en algo casi imperceptibles y consolidando al festival como una de las fechas más esperadas del año.

Cabe destacar también la cantidad de stands variados, la variedad en puestos de comida y el detallazo de asignar a una chica encargada de los baños en la zona VIP, que agilizaba y adecentaba el wc a una velocidad de vértigo, además de ser encantadora. También, la organización se marcó todo un golazo aumentando el número de cabinas de WC para la segunda jornada y desde aquí agradecemos que priorizaran con las mejoras referidas directamente a cuestiones primarias y tan vitales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.