#Freeukelele, un Change.org por Sadness y su Ukelele

El mundo de la música se viene abajo, el pasado viernes en la Sala Ocho y Medio, dos fans del catalán Carlos Sadness, en un arrebato pasional sustraían al artista su adorado ukelele, un momento que quedó inmortalizado por las cámaras de la sala.

_MG_8898Ayer me pasó algo que no logro entender. Unas chicas robaron mi ukelele al terminar el concierto. Sí, el instrumento con el que empecé a vivir esta etapa de mi vida y que me ha acompañado en momentos inolvidables ha sido arrebatado de mis manos por gente que se supone que me sigue y aprecia. El valor sentimental de este instrumento es máximo, es algo con lo que siempre pensé que jugarían mis niños o que algún día podría mirar y recordar como empezó todo esto. Entiendo que para un seguidor sea tentador tenerlo, por eso más que pensar en denunciarlo, pienso en pedir que me lo devuelvan por respeto y cariño. Puedo perdonar ese impulso si entienden lo importante que es para mi. O bien dándomelo a mi o dejándolo anónimamente en la portería de Paseo de la Castellana 202 a nombre de Paz Vila. Necesito recuperar no solo el instrumento, si no la sensación de que la gente que viene a verme me quiere y me respeta. De sentir complicidad cuando miro al público y no esta extraña sensación que voy a sentir de ahora en adelante si esto se queda así. Espero que estas personas me entiendan 

Al parecer unas fans del artista catalán sustraían su adorado ukelele, posiblemente una acción fruto de la admiración por el artista que por el lucro que dicho instrumento pueda reportar a las mismas. Al igual que a nosotros posiblemente os haya llamado la atención la frase «una chicas» ¿por qué lo tiene tan claro Sadness? Al parecer, como el propio artista reconoce en una respuesta a un comentario en su perfil, el instante de las sustracción del instrumento ha sido recogido por las cámaras de la sala pero antes de emprender acciones jurídicas (vamos, denunciar el robo) ha preferido la vía «pacífica».

No hace demasiado Carlos Sadness confesaba en una entrevista a una revista de moda masculina que su ukelele era su gadget imprescindible y que en ningún momento se separaba de él.

Sadness

Llegados a este punto desde Hipsterian Circus, en nuestro afán de la búsqueda del bien común y viendo el movimiento creado en las redes sociales creemos que lo único que falta es el Change.org de #freeukelele  (al que podéis acceder y así sumar vuestra firma a esta imparable muestra de solidaridad y cariño con el ukelele) para el ukelele sea devuelto y todos podamos respirar tranquilos después de tan abrumante suceso que, tras conmocionar sobremanera al mundo musical, hará que nadie pueda asistir tranquilo a un concierto que no sea de Julio Iglesias.

Para que todos podamos seguir adelante con nuestras vidas nada mejor que ayudar a hinchar el globo, así que pedimos a las autoras del hurto que devuelvan el ukelele a Sadness o por lo menos roben y le entreguen otro.

P.D.

Ahora mismo, si yo fuese Mikel de Izal notaría cómo una gota de frío sudor recorre mi espalda y es que nunca se sabe quién puede ser el próximo.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.