Pop cabrones

Acabo de empezar a hablar y ya estoy insultando. Pero no penséis que soy una maleducada ni nada por el estilo. Que soy una chica muy formalita e incluso maja cuando es año bisiesto.  Pero era totalmente necesario hablaros así porque este sábado Ocho y Medio, que continua celebrando su decimoquinto aniversario, se llenó del pop más cabrón gracias a Ellos precedidos por Bla. Empezamos.

BLA2

Con algo de retraso y tras dos intentos Bla sale al escenario, en su primer concierto tras un año de parón, acompañados de Siana de Ellos. Que muchos de los que estaban en la sala, en esos momentos ya llena, no conocieran las letras no supuso ni el más mínimo problema. ¿Por qué? Por las canciones irremediablemente pegadizas, una servidora  da fe de ello, que hicieron que todos cantaran o al menos se marcaran algún que otro baile. Pero si vamos a hablar de bailes hagámoslo bien. La auténtica reina fue Belén Chanes, que no paró de moverse y saltar de un lado a otro. De eso y de contarnos historias. ¡Menudas historias! Desde que le gustaría que nos llamáramos Oliver hasta que se sentía como Portugal, descubierta tarde y mal, pasando por una mudanza horrible. En total nueve canciones, cada una mejor que la anterior. Hubo un momento en el que pensé que el concierto que venía más tarde no podría superar lo que estaba viendo. Me quedaba boquiabierta con cada letra y con el sonido eléctrico, divertido y melancólico. Tres en uno, como el lavavajillas. Los chicos Bla tenían ganas de cantar y se comieron el escenario. Literal. De verdad, chapó por Bla, por su sonido eléctrico, por la capucha de dragón de la vocalista y por sus letras.

Foto: Alber PrietoY después de un conciertazo otro. Tras unos minutos de parón, Ellos empezaron a sonar con ‘Nuevo Imperio’. Todos sabemos que un nuevo imperio es difícil de levantar. Y con la primera canción el público todavía estaba algo frio.  No sabían lo que se les venía encima. O tal vez sí. Porque otra cosa no pero Ellos tienen un directo  potente. Un directazo. Así que todo el grupo de riguroso blanco y con un apoyo visual genial decidió reventar la sala. ‘Perdición’ de Billy Wilder se proyectaba en la pantalla como una advertencia. No había marcha atrás. Sí. Estábamos perdidos. Empezó a sonar ‘Cerca’ y ahora sí que el público despertó gracias, entre otras cosas, a que Guille no paraba de jugar con ellos. Los convirtió en parte esencial del concierto y eso fue clave. Seguimos con canciones como ‘Aunque te rías de mi’ o ‘Decoración’ de “Lo tuyo no tiene nombre” su disco debut en 2001. Casi nada. Más tarde tocaron ‘Hasta el final’ donde Guille nos pidió que lo siguiéramos hasta el fin. Y si te lo canta un chico subido sobre un escenario, mientras toda una sala baila, pues le haces caso. Y ahí que seguimos con canciones como ‘Extraña melodía’, sin el bueno de Ferreiro, o ‘No te enamores’. Y sobre todo seguimos con las letras ácidas y pegadizas, el sonido de las guitarras y por encima de todo con una energía que irradiaba toda la sala. Y no podían faltar clásicos como ‘El anillo’ o ‘Campeón’ que fue la canción que mejor sonó. En definitiva Ellos superaron todas las expectativas.

Pero la fiesta de Ocho y Medio no acaba aquí, todavía tenemos cuerda para rato. Marcad el sábado 31 de octubre porque McEnroe se sube al escenario junto a Viva Suecia. Y unas semanas después, inaugurando el mes de noviembre, Novedades Carminha despide su gira con . Estos de Ocho y Medio no tienen medida.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.