L.A. y los sonidos del otro lado del océano

LA 01De lo que no hay ninguna duda es que “From the City to the Ocean Sidees uno de los discos de este año que ya termina. Un disco que ha llevado a L.A. a recorrer buena parte de la geografía española y que ha abierto Europa a la banda mallorquina. Tras los rigurosos y soleados festivales estivales ha llegado la vuelta a las salas y de la mano de SON Estrella Galicia Lluis Albert Segura se presentaba sobre el escenario de la Sala Karma acompañado por su banda; un banda formada por Pep Mulet, Angel Cubero, Dimas Frías.

En una sala abarrotada sonaban los primeros acordes de ‘After All‘ y comenzaba así un recorrido que nos llevaría a través de toda la discografía de la banda, desde su primer trabajo «Heavenly Hell» del que pudimos escuchar temas como ‘Stop the Clocks‘ o ‘Hands‘ hasta este «From the City to the Ocean Side» sin olvidar «Dualize«.

Debo admitir que esta propuesta, con banda, me sorprendió positivamente y es que la última visita de Segura a las Rías Baixas, dentro del ciclo Live the Roof, me dejó bastante frió, quizás, debido a los fallos de sonido o a qué el propio Lluis Albert llegaba algo tocado de su anterior concierto pero nada de esto sucedió el pasado viernes en Karma, una vez más el sonido de la sala fue perfecto y L.A. estuvo a la altura. Sí, es cierto, que como el propio Segura reconoce que son parcos en palabras (haciendo mención a una crónica de su visita a Coruña) pero es que L.A. no necesita palabras para convencer a quien se coloca frente a ellos: la contundencia de sus temas y su ejecución hablan por si mismas y nos hacen entrar en una espiral de la que ya no podremos salir.

LA 02

Una espiral que te atrapa y tritura al ritmo de temas comos ‘Mirrorball‘ o ‘In America‘ pero que cambien te golpea acorde a acorde, nota a nota con temas tan desgarradores como ‘Ordinary Lies‘ capaz de enmudecer a Karma y crear una burbuja que nos abstrae del mundo durante algo más de dos minutos. L.A. es música, sentimientos, recuerdos y dolor, todo ello agitado, que no revuelto, y en sus justas proporciones.

El concierto terminaba con ‘Outsiders‘ y dejaba ganas de más, de mucho más, dejaba un gran sabor de boca, un sosiego que se rompía con nuestro regreso al mundo, con las bombas estallando en París, con la gente silenciada por disparos… y es que a veces, muchas veces, ese burbuja de silencio y armonía nunca tendría que terminar.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.