Boybands: ¿Qué hay después de ellas?

Las boybands han sido ese fenómeno que ha estado presente en la historia de la música desde hace años, causando polémica desde el primer día. Se considera boyband a cualquier grupo de música en el que todos los componentes son masculinos y, por lo general, se caracterizan por tener una imagen homogénea, ya sea porque todos lleven el mismo vestuario o porque sigan un estilo similar. Si hablamos de música, puede haber de diferentes géneros, pero por lo general suelen ser grupos con canciones populares, sin mucha complejidad y que están creadas con una “fórmula” para vender. Normalmente todos los miembros cantan y bailan y no tocan instrumentos, pero hay excepciones.

A pesar de todo el fenómeno fan que les rodea, con alguna que otra exageración y casos de echarse las manos a la cabeza, no se puede decir que tengan una buena aceptación entre el mundo de la música. Este odio se suele razonar con un “es que la música se hace para disfrutar con ella y, si se puede, ganar dinero después, no al revés”, porque estos grupos se ven como meros productos de grandes discográficas que quieren que millones de fans compren los discos y paguen una cantidad desorbitada por entrar a un concierto.

take_that

A estas personas razón no les falta, pero lo cortés no quita lo valiente, y muchas veces por fijarnos sólo en el contexto que rodea a estos grupos no nos centramos en lo verdaderamente importante: la música. Muchas de las consideradas “boybands” han llegado a tener canciones realmente buenas, pero por recibir ese odio no se han llegado a apreciar verdaderamente (quizás porque siempre ha sido más fácil odiar y juzgar algo sin conocerlo que detenerse a escuchar).

Sin embargo, el tema que nos atañe es otro. Tras toda esta etapa de recibir cartas de amor de fans, mucho dinero y críticas, ¿qué es lo que pasa cuando dejas de formar parte de una boyband? ¿Te persigue su fantasma durante toda tu vida? ¿Te quedas en el olvido? ¿Consigues salir adelante sin que te señalen por haber pertenecido a una boyband?

Lo cierto es que puede pasar cualquier cosa, pero si algo está claro es que, como en todo, hay pros y contras. El primer contra es básicamente lo que hemos mencionado anteriormente: el estigma de las boybands es algo que está ahí y de lo que es prácticamente imposible deshacerse. La gente va a tener una predisposición negativa a la hora de escuchar a un exmiembro de una boyband, pero eso nos lleva al pro de esta situación: al menos hablan de ti, y van a querer escucharte. El público va a tener una opinión sobre ti, ya sea buena o mala, y si esa primera opinión era negativa siempre está la opción de que pueda cambiar a mejor.

El caso más reciente es el de One Direction, que surgieron tras participar en X Factor de Reino Unido allá por 2010, y desde entonces han estado produciendo álbumes y haciendo giras mundiales sin parar. No fue hasta 2015 que empezaron a decaer, con la salida de Zayn Malik del quinteto, para posteriormente anunciar un hiatus que podría llegar a ser definitivo a partir de diciembre del ese mismo año.

En este caso, Zayn ha sacado disco en solitario y ha batido récords mundiales con él, algo que ha sorprendido a todos. Pero no suele ser así, y lo cierto es que después de las boybands, poco más queda. Hay alguna que otra excepción, como Justin Timberlake, que tras salir de N’SYNC se hizo aún más conocido y exitoso y ahora es un músico y personaje reconocido; o Robbie Williams, de Take That. Sin embargo, no podemos decir lo mismo de los Backstreet Boys, aunque también es cierto que no han tenido una ruptura definitiva.

justin-timberlake

También cabe destacar el caso de los Jonas Brothers, que tras su ruptura en 2014 no parecía que fuera a haber mucho futuro para ellos. Ellos no solo contaban con el síndrome boyband, sino que además tenían la asociación con Disney. Nick Jonas sigue haciendo música para un público similar al que tenían durante la existencia del grupo, aunque ahora ha añadido un toque algo más R&B y le hace parecer más “maduro” musicalmente hablando. Esto es algo que entristece, puesto que su proyecto Nick Jonas & The Administration, que salió a la luz en 2010 cuando aún formaba parte de los Jonas Brothers, hizo abrir los ojos de muchos y algunos pensamos que habría futuro en él.

Sin embargo, ha sido Joe Jonas el que ha sorprendido a todos. Tras su disco “See No More”, que fue un fracaso absoluto hasta dentro de su fandom, ahora que los Jonas Brothers han quedado lejos, ha hecho lo mejor que podía hacer: crear un grupo, conseguir que tu single esté en los top 10 de múltiples países y que aún así no te asocien directamente a la boyband a la que pertenecías. Esto ha sucedido por el sencillo motivo de que muchas personas no saben realmente a quién escuchan, y que su apellido no aparezca directamente en el nombre ha logrado que no se le asocie.

En definitiva, aislarse del pasado cuando se es un músico reconocido no es fácil, ya pertenecieras a una boyband, fueras un triunfito o cantaras en las fiestas de tu pueblo; y no tiene por qué verse como algo negativo. A pesar de que las boybands sean productos comerciales, en vez de dirigir tanto odio hacia ellas deberíamos dejar de cegarnos por el contexto en el que se desenvuelven y o bien aceptarlas o simplemente ignorarlas. Puede que individualmente haya verdaderos talentos frustrados por un contrato discográfico, o simples chicos que querían pasar un buen rato y encontraron una vía fácil.

Artículo original de Patricia Cabeza para Hipsterian Circus.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

One comment

  • Nosotros eso de disfrutar de las boybands sin prejuicios ya lo descubrimos hace más de 25 años cuando New Kids On The Block aterrizaron en España con su Step by Step y Take That daban sus primeros pasos. De hecho, decidimos montar una emisora dedicada a las boybands (pasadas y presentes) las 24 horas del día. Os invito a que la escuchéis en BoybandsRadio.com, en la App Store y en Google Play. (Y esto es lo que parece: una cuña publicitaria).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.