El Club de los Sonidos Sumergidos lleva a Cáceres a las bandas más inesperadas

El Club de los Sonidos Sumergidos es un club de conciertos. Sí, yo tampoco había escuchado nunca eso de “Club de Conciertos” y mucho menos esperaba algo así en Cáceres, pero este grupo de amantes de la música se han propuesto acercar a la ciudad a las bandas más inesperadas.

Los orígenes del club hay que buscarlos en el entorno de Sweet Grooves Records, sello discográfico creado desde Discos Keramidas (sede del club) regentada por los autores del blog Sonidos Sumergidos.

El blog Sonidos Sumergidos surgió con el fin de dar a conocer a grupos de la escena underground nacional. Con el tiempo, el blog dio lugar al club como nos cuenta Rafa Lasso, creador de ambos. Ante tanta actividad musical y viendo la riqueza y calidad de estas bandas surgió la idea de juntar a unos cuantos amantes incondicionales de la música en directo de nuestra ciudad y hacer piña para autogestionar (siempre con la ayuda de nuestra sede, la sala Boogaloo) los conciertos, para así poder descubrir y disfrutar del panorama alternativo nacional que de otra manera sería muy complicado de ver en Cáceres.” 

Los conciertos se celebran en El Boogaloo Café. Una sala, que aunque es pequeña y tiene alguna columna incomoda, es una de las pocas que ofrece una buena y continuada oferta de conciertos en la ciudad.

tigres-leones

El club cuenta en estos momentos con cuarenta socios que a través de unas cuotas trimestrales sufragan los gastos de caché, alojamiento, etc. de las bandas. Aun así, El Club de los Sonidos Sumergidos no pretende celebrar conciertos privados, sino dar a conocer a nuevas bandas, por lo que suelen habilitar una taquilla con precios muy asequibles, casi simbólicos, que además de ayudar a sufragar gastos, permiten a la gente ajena al club el acceso a los conciertos. Para nosotros es tan importante el buen trato a las bandas como a los asistentes”, dicen desde el club.

Durante los meses que lleva en funcionamiento han pasado por el Boogaloo Café bandas como The Limboos, Zombie Valantines, Los Wallas, Flipping Colors, Súper Cadaver, Patada Voladora, Cala Vento, Los Vinagres, Terbutalina y Tigres Leones. Un muestrario de bandas independientes de lo más variado. Y es que según Lasso son un club abierto en el que puede tener cabida rock’n’roll, pop, garage, punk, psicodelia, blues, soul, reagge…

En cuanto al proceso de selección Rafa nos cuenta que “Las bandas son propuestas por el blog y los socios, una vez hecha la selección se votan las elegidas y comienza el proceso de contratación, siguiendo el orden de las votaciones, cerrar un concierto depende siempre de la disponibilidad de fechas de la sala y del grupo”. 

Las próximas propuestas de El Club de los Sonidos Sumergidos, si nada lo impide, son Nuevos Hobbies y Los Jambos. Esperamos que tras estas vengan muchas más y que el club tenga una larga vida.

La verdad es que con la bajada, por no decir desaparición, de los conciertos en la Sala2 del Gran Teatro en las últimas programaciones, una propuesta como la del Club de los Sonidos Sumergidos se hace muy necesaria. Y es que en la ciudad no sobra precisamente gente que a la hora de contratar una banda apueste más por la música, que por la caja que va a hacer en barra durante el concierto. Por ello, se agradece una iniciativa que hace a Cáceres un poquito menos pueblo y que acerca bandas que de otra manera sería imposible.

Desde el club animan a otras pequeñas ciudades a montar sus propios clubs y que así se cree una red por la que este tipo de bandas puedan girar. Si te apetece formar parte de esta iniciativa te puedes pasar por Discos Keramidas o ponerte en contacto con ellos en el correo: clubsonidossumergidos@gmail.com.

Fotografía: Tigres Leones por José Luis Santiago.

Artículo original de Lourdes M. para Hipsterian Circus.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.