Y las Hinds abrieron la puerta de los late shows a España

hinds_entrada

Tenemos un problema: la música española no se exporta, no trasciende demasiado fuera de nuestras fronteras. Ya está, ya lo he dicho. Vamos a partir de esta premisa para continuar con el resto del artículo. Todos reconocemos que en España se hace música buena, pero es algo que se queda entre nosotros. Al colectivo de modernos y hipsters nos gusta guardarnos la exclusividad del producto, evitar que se mercantilice, que se haga mainstream más bien. Aunque este cierre de fronteras al mercado hispano es algo relativamente moderno, porque hace años los galanes de la canción española no tardaban en girar por los lugares más insólitos.

Sin embargo, aquellos tiempos se acabaron, pero ha llegado un grupo que se presta a romper estas barreras, dejar fluir la música por mercados angloparlantes. ¿De quién estamos hablando? De alguien por quién no me extraña haya cedido la autarquía americana: las garajeras madrileñas Hinds.

Por si hay algún despistado, voy a explicar por qué no me sorprende que haya sido este grupo el encargado de hacer tal movimiento. Hinds es un grupo de cuatro chicas jóvenes (la mayor es del 91) de Madrid que en seguida se ganaron el favor de la crítica y del público con su música, fruto de mezclar las influencias del garage de los 90, donde se nota que son melodías realizadas sin la menor pretensión; son cuatro amigas que se ponen con sus cervezas y sus guitarras a pasar la tarde y salen canciones curiosas. Canciones que han hecho que actúen más por el extranjero que en su país natal, llegando a aparecer en el line-up de carteles como el Glastonbury.

Pero aquí no acaban los pelotazos de las ciervas, y es que recientemente han sido noticia a raíz de su actuación en el late show de Stephen Colbert, al coronarse primer grupo español en actuar en un programa americano de estas características. Es una noticia de la que estar totalmente orgulloso: exportamos cultura y se reconoce este esfuerzo. Vamos a dejar de ser un país de música puramente latina para ser conocidos por el rock garajero de estas cuatro chicas. Pero esta noticia tiene más de una lectura: ¿por qué no ha sucedido antes?¿por qué se tienen que ir fuera nuestros grandes artistas y no los potenciamos desde dentro?¿serán las únicas o las primeras? Me voy a encargar en este articulo de desgranar alguno de los argumentos con los que intento encontrar la explicación a este fenómeno, ¿qué nos pasa?

La gran barrera: el idioma

A menos de que seas unos Sigur Rós que transmitan con sus melodías crecientes post-rock y la voz y lírica no busque robar el protagonismo de la instrumentación para acabar transmitiendo más por la música que por lo que dices, necesitas abarcar el mercado internacional con el título de inglés por delante. Es más, Toundra ha intentado repetir esta fórmula de los islandeses, y aunque les ha supuesto darse a conocer algo a nivel europeo, no han conseguido despegar de igual forma.

Volviendo al tema lírica, en un festival lo que más nos gusta es darlo todo gritando nuestros estribillos favoritos, no quedarnos en silencio. Nos mola mucho ir a un concierto de Love of Lesbian y cantar a voz en grito Los Toros en la Wii (Fantástico), pero eso un angloparlante no lo asimila, no le entretiene.

Es más, si a los propios españoles les resulta llamativo y extraño que Manel, con álbumes publicados en catalán, hayan copado los puestos más altos de las listas nacionales, ¿cómo vamos a asimilar con normalidad que una canción en español esté en el top de Billboard?

La falta de lugares y estilos referentes

Aquí hablamos de “la escena indie de Madrid, Granada o Barcelona”, pero no somos capaces de identificar una ciudad con un sonido. Vete a Inglaterra y encontrarás a Londres como escenario precursor del UK Garage o del Drum and Bass. Nos vamos a Estados Unidos y, dejando de lado la música de un carácter más folk como la americana, bluegrass y derivados, tenemos el grunge en Seattle, el techno en Detroit a mediados de los 80, el beach rock de la costa oeste…

La influencia latina

Esto es algo que yo mismo he podido comprobar: para un americano medio, España y Latinoamérica es lo mismo, por lo que compartimos cartel. Esto acaba derivando en que nos eclipsen y sea mucho más popular la escena latina que la española. Todo el mundo conoce a Shakira, Ricky Martin y Jennifer Lopez, artistas contemporáneos que siguen en la escena, pero dudo mucho que conozcan demasiado la obra de Alejandro Sanz, Amaral y El Canto del Loco, siendo esta una música más que asimilada en nuestro país y conocida por todos.

Pero, ¿es todo culpa del resto del mundo y no estamos más que abocados a seguir un camino que no nos interesa pero en el que estamos obligados a participar? Nada más lejos de la realidad (al menos para el que escribe estas líneas). Nosotros también tenemos una gran parte de culpa de no estar exportando nuestro producto, pero vamos a lo concreto:

La falta de innovación a nivel comercial

Lo que se dice siempre y casi que en cualquier ámbito: España llega tarde y, cuando lo hace, lo hace mal. Ejemplo práctico: hace tres años triunfó Mumford and Sons con su folk sin pretensiones de banjo, crescendos y canciones meramente amorosas. Entonces llegan ahora Álvaro Soler y Morat para adaptar su sonido reciclándolo y arrebatándole toda suerte de innovación. Juan Magán se trae a una cantante que no intenta más que emular la voz de Sia en este nuevo y horrendo single que ocupa lo más alto de las listas comerciales españolas y alguna que otra pista de baile.

No somos nada selectivos y nos da igual lo que nos echen

Hilando con el argumento anterior llega este: nos da igual lo que nos traigan mientras nos guste. ¿Es el artista el que se debe adaptar al público o viceversa? La magia del pop es que se llegue a un término medio para que un artista pueda seguir innovando en su sonido, pero eso en España no pasa. Desde Yall con su Hundred Milesque no es más que un intento de ser Major Lazer a Auryn y su pura adaptación del sonido de otras boybands de éxito en busca de alcanzar el panorama comercial.

¿Lo peor de todo esto? En España triunfan. Aún habiendo escuchado lo original, nos quedamos con la adaptación; somos insaciables en ese aspecto.

Los late shows españoles: ahí están, tirando

Alabamos toda música que no es española. Esto hace pensar al oyente medio que no hay escena musical consistente en España o que no tiene comparación con la internacional, así que, ¿para qué prestar atención?

Pero ahora nos vamos a Estados Unidos: ¿cuál es el mayor logro y forma de llegar a las masas para un músico? Actuar en un late show. Has llegado a tener nombre en la música, o al menos alguien a tener en cuenta, si has actuado en alguno de los grandes shows nocturnos: Saturday Night Live, Jimmy Fallon, Stephen Colbert o el laureado David Letterman.

En España llevamos intentando traer ese concepto durante mucho tiempo, pero los realities y programas de la farándula se anteponen. Aún así, esto no ha sido impedimento para que Andreu Buenafuente se haya abierto un espacio en la noche española. Desde luego, con su reciente Late Motiv se encarga de entregar dosis de humor mientras da la oportunidad a que artistas como Anni B Sweet o Muchachito canten recientemente en ese plató, pero aún falta por crear más programas del estilo o, al menos, que a este concepto se le dé la importancia que se merece como trampolín para artistas de toda clase.

Finalmente: ¿por qué ellas?

¿Por qué han sido las Hinds las que han dado este salto? ¿Por qué no ha sido alguno de los grandes nombres del panorama indie/rock nacional como Supersubmarina, Vetusta Morla, Zahara, Love of Lesbian o Miss Caffeina? Todos ellos mueven más personal que las ciervas, pero aún así ven su actividad restringida al territorio nacional a pesar de que estos grupos predican un estilo musical sencillo, directo y que resulta amigable; en definitiva: se dejan escuchar. ¿Es la temida barrera del idioma?

Supongamos que es eso y la derruimos: ¿qué pasa con Russian Red y Anni B Sweet? Ambas tienen un estilo similar (al fin y al cabo, las dos pertenecen a la ola de cantautora folk de finales de los 2000 y la primera ha sido influencia importante para la segunda) que ha sabido evolucionar hasta encontrar un sonido que sabe cautivar a propios y extraños a base de melodías dulces protagonizadas por sintetizadores. Es más, Russian Red vive en Los Ángeles, por lo que está en el lugar adecuado y, supuestamente, en el momento adecuado. ¿Por qué no la estamos viendo por platós o por giras en el país americano?

La única explicación que encuentro de todo esto es que las Hinds destacan por haber desarrollado su actividad casi desde el momento cero fuera de España. ¿Es nuestro país una losa que no te permite expandir tu música al panorama internacional? Eso parece. Atrás quedaron los tiempos de grandes nombres como Julio Iglesias, ahora tienes dos opciones: convertirte en la copia de tu referente americano o innovar en tu música a nivel nacional y no ser reconocido.

¿Estamos destinados por ser españoles a no exportar nuestra música? Ni mucho menos. Lo tenemos difícil, pero no por ello imposible. Nos podemos fijar en Abba que salieron de Suecia y se convirtieron en hitos mundiales. Nos podemos fijar en Björk y los antes mencionados Sigur Rós, ambos con un estilo diferente al habitual y con el que han conseguido labrarse un nombre en el panorama internacional; o algo más easy listening como los franceses Phoenix, que han sabido exportar su mezcla explosiva de power pop en inglés para que sean escuchados en todos sitios. En resumen: no tenemos que copiar el estilo que importamos, sino más bien inspirarnos en el que se consigue exportar al gran mercado internacional; ahí está la clave de todo esto y hasta que no lo asumamos nuestros artistas más conocidos estarán destinados a actuar en el programa de Maria Teresa Campos de los domingos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

6 comments

  • Avatar Jey

    «…en seguida se ganaron el favor de la crítica y del público con su música…»

    Madre mía.

    • Avatar manelopez

      ¡Buenas!

      Personalmente, el estilo de las Hinds en conjunto no me termina de llamar la atención, pero tengo que decir que algún tema suyo suelto me gusta; sin ir más lejos, últimamente me he enganchado a ‘Bamboo’ y ‘Garden’.

      Pero lo que me guste a mí o no es lo de menos cuando a nivel global se han ganado el favor de mucha gente. El último fin de semana estuvieron actuando en el Glastonbury (por segunda vez, porque el año pasado también tocaron), y con un grueso de gente importante contemplándolas. Han pasado por el late show de Stephen Colbert, giras europeas, americanas… Sino cuentas siquiera con el apoyo del público no haces esas cosas.

      Y por último, relacionado con la crítica: Pitchfork les pone un 7.5/10, NME un 4/5… Pero eso no quita que Consequence of Sound les ponga un 6.7/10 por ejemplo. Aunque hay crítica mixta, hay una buena aceptación por la misma.

      Nos guste más o nos guste menos, esto es lo que hay. Pero centrándonos en la trama del artículo, hay que seguir exportando artistas de esta talla para hacernos un buen nombre en el panorama internacional.

      ¡Saludos!

      • Avatar Sergio

        Alguien sabe quién es el productor y/o mánager de las Hints??

        • Avatar Mané López

          ¡Hola!

          Por lo que he estado mirando, te puedo decir que la agencia de management es Ground Control, que, entre otros, llevan a The Parrots, con los cuales han grabado mucho de los temas del álbum. Así que, por lo poco que he encontrado, se puede sacar que además de contar con su propia producción, tienen ayuda de este grupo, que también son de Madrid y llevan el mismo estilo. Le puedes sumar que «Leave Me Alone» lo grabaron en el estudio de Paco Loco, por si te sirve esta última referencia.

          ¡Abrazo!

          • Avatar Sergio

            Muchas Gracias Mané! No había encontrado mas info que la de Ground Control, pero son de UK, y contactar con esa empresa sin un padrino se me antoja imposible, y aunque Paco Martínez es toda una leyenda, puede que sea mas accesible. Unos amigos de Benicasim también cantan en inglés y también son muy jóvenes, están grabando su primer álbum y es increíble. Si The Black Keys o los Artics Monkeys tocaran sus temas los estaríamos escuchando todo el día. Pero me temo que podré verlos en los pubs de la zona hasta que envejezcan o pierdan la ilusión y en unos años encuentre a alguno de ellos de cajero en el mercadona. (Que tampoco tiene nada de malo) solo que después de verlos en un par de directos sabes que ese no sería su lugar. Gracias, (Por si tienes curiosidad: https://www.youtube.com/watch?v=HkBd6dU7XmQ )

  • Pingback: El Ciclo Entrance trae a las Hinds a Málaga en diciembre - Hipsterian Circus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.