Bunbury asalta el Teatro Real a punta de rock

Bunbury ha hecho historia, ha sido el primer músico de rock español en tocar en el Teatro Real, como parte del Universal Music Festival y veremos a ver si lo dejan volver porque la que liaron Enrique y su público fue muy parda.

Bunbury Teatro Real encoreEl hecho de que Bunbury abra camino en cualquier sentido no pilla de sorpresa a quienes le siguen. También fue por poner un ejemplo, el primero en rodar un concierto en 3D, y es que Bunbury es pionero por naturaleza, es pura evolución, constante mutación. Se suele decir con bastante frecuencia sobre él que no deja indiferente, lo amas o lo odias. Aviso de antemano que me encuentro en el primer grupo, aunque no creo que eso me reste objetividad sino todo lo contrario, puedo hablar de Bunbury con la perspectiva de quien ha visto ya algunos conciertos y lo ha observado en diferentes etapas y estados, por todo ello puedo afirmar que lo que se vivió en el Teatro Real fue épico.

El concierto del 26 de julio de 2016, será una fecha que probablemente no olviden ninguno de los asistentes, incluso me atrevería a decir que ni el propio Enrique. Con la puntualidad que lo caracteriza, Bunbury saltó al escenario precedido por su banda Los Santos Inocentes al ritmo de ‘Moss Garden’, la introducción escogida para teatros en el Mutaciones Tour. El concierto abrió con ‘Ahora’, una canción que no es otra cosa que una declaración de intenciones, una presentación honesta ante su público. Un público que lo recibió coreando al unísono “Enrique, Enrique, Enrique…” A lo que el músico respondía con sonrisas y la emoción reflejada en la cara, estaba pletórico, se veía venir que iba a ser una noche especial.

La segunda canción escogida por Bunbury fue ‘Dos Clavos a Mis Alas’, la novedad de esta gira. Una canción que aunque exista desde hace años, se grabó por primera vez para el ‘MTV Unplugged: El Libro de las Mutaciones’ que ahora presenta, por ello era la primera vez que muchos de los asistentes la vivían en directo y la emoción se palpaba en el ambiente. Tras ‘Dos Clavos a mis Alas’ vinieron sus primeras palabras “Muchas gracias a todos por acompañarnos esta noche en nuestro debut en el Teatro Real, cuando sin embargo, vamos a celebrar 30 años de mutaciones” para concluir con “Esperemos que el reportorio sea de su agrado” ¡Y vamos que si lo fue!Bunbury y Los Santos Teatro real

La comunión absoluta con el público llegó con los primeros acordes de ‘Sirena Varada’, lo que supone para los seguidores de Bunbury poder escuchar en directo y con un sonido totalmente renovado, canciones de Héroes del Silencio que se han mantenido fuera de su reportorio en solitario durante años.

El show continuó con una canción de “Hellville de Luxe” que es todo un himno ‘Porque las Cosas Cambian’ aunque es difícil encontrar en el “setlist” alguna que no lo sea. ‘El camino del Exceso’ y ‘Avalancha’ provocaron los primeros momentos de locura, al público le costaba mantenerse en su sitio y no estamos hablando de los asientos, que hacía ya varías canciones que habían quedado vacíos. Las primeras filas del teatro se habían habilitado sobre el foso con butacas portátiles que durante ‘Avalancha’ avanzaron algunos centímetros hacia el escenario. El público se estaba desatando y Bunbury no hacía más que alentarlo.

Bunbury Teatro real 1El orden volvió momentáneamente para ‘Que Tengas Suertecita’ y ‘Una Canción Triste’ que puso de manifiesto el buen estado vocal en que se encuentra Bunbury esta gira. Aunque el jaleo regresó cuando Enrique presentó al maestro Rebenaque, que acordeón al hombro, se acercó al público para interpretar ‘El Extranjero’ e inundar de aires balcánicos el Teatro Real. Cualquiera que haya vivido un concierto de Bunbury sabe, y si no lo han hecho yo se lo cuento, que ‘El Extranjero‘ es uno de los momentos de mayor euforia. Un momento en el que el público al completo, desde el más viajero hasta el que no ha salido de su pueblo, cantan como si les fuera la vida en ello “Allá donde voy me llaman el extranjero, donde quiera que estoy extranjero me siento”, como era de esperar el teatro se venía abajo. Reflejo de ello eran no sólo el jaleo y las palmas, sino también el modo en que la satisfacción iluminaba la cara de Enrique. Rebenaque continuó en primer plano y acordeón en mano, en lo que podríamos llamar el set balcánico, que se completó con esa joya al más puro estilo Tom Waits que es ‘Desmejorado’ e ‘Infinito’.

El siguiente bloque empezó con ‘El Hombre Delgado’ y ‘Despierta’, pero al público no le hacía falta despertar. Estábamos muy despiertos y atentos a todos los detalles. Mientras Bunbury presentaba ‘Mar Adentro’, las excitación se percibía en las primeras filas que alcanzaban a ver el telepronter y sabían lo que se avecinaba, aunque lo que nadie podía imaginar es que justo después el Teatro Real iba a mutar en un House of Blues americano.

Como viene siendo costumbre en esta gira, durante ‘Maldito Duende’ Bunbury baja del escenario para darse un baño de masas y sus seguidores lo estaban esperando y deseando. Una vez que Bunbury puso el pie sobre el patio de butacas este se desdibujó, los fans abandonaron sus caros asientos para convertirse en un enjambre que seguía a su ídolo, mientras cantaba entre las butacas de un Teatro Real enfervorecido.

Tras este baño de masas que inundó de pasión el teatro, Bunbury volvió al escenario a hombros de su personal de seguridad. Ya desde el escenario Enrique siempre atento, preguntó a los palcos y gradas cómo estaban, el público lo invitó a subir, a lo que el maño contestó «Déjenme calcular» mientras simulaba contar los cinco pisos del teatro.Bunbury Teatro Real. Alvaro

A partir de aquí ya nada volvió a ser lo mismo, las primeras filas desaparecieron, las sillas portátiles se desperdigaron e incluso sirvieron a algunos de pedestal desde el que terminar de ver el concierto, el público se agolpó frente al escenario para disfrutar de ‘Lady Blue’, todo se acababa de ir con el huracán.

Después de ‘Lady Blue’, con Bunbury y Los Santos Inocentes abandonando el escenario parecía que el asalto al teatro había terminado, que para el encore se recuperaría el orden, pero tras el momento de intensidad máxima vivido era casi imposible volver atrás. Nadie vio la necesidad de recomponer las primeras filas, Bunbury quería tomar el Teatro Real, hacerlo suyo, convertirlo en un ballroom o un House of Blues y así fue.

Tras un brevísima pausa, el público recibió a la banda pegado al escenario, para así disfrutar de su ídolo a una distancia muy poco usual en España y que muchos fans añoraban al ver sus conciertos por Estados Unidos.

Para el primer bis Bunbury escogió ‘Más Alto que Nosotros Sólo el Cielo’, ‘El Rescate’ y ‘La Chispa Adecuada’ que siempre crea un clima mágico en los conciertos y aun más con esta nueva versión en la que el lap steel de Jordi Mena te transporta a otro mundo.

La segunda parte del encore comenzó con ‘Los Habitantes’ y la emocionante ‘De Todo el Mundo’ que terminó con Enrique vencido por la emoción desplomadose sobre sus rodillas y ocultando sus ojos bajo el sombrero, con la mirada clavada en las tablas durante unos segundos, los suficientes para recuperarse y despedir a su público como se merecían con ‘…Y Al final’.

Bunbury ha hecho una vez más historia, no solo por ser el primer músico de rock español en tocar en el Teatro Real, sino por asaltarlo a punta de rock & roll y ofrecer una noche mágica e irrepetible a los que allí estábamos. Dejándonos imágenes, sonidos y sensaciones que se quedarán grabados en nuestras memorias y que es practicamente imposible plasmar en una crónica.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

3 comments

  • Avatar Cristina

    Genial resumen de mi vivencia el pasado 26 de julio, q efectivamente no olvidaré nunca. Llevo 22 años escuchando a HdS y a Enrique… Yendo a sus conciertos y éste ha sido sin duda el más impresionante, increíble y mágico. Yo empecé en la fila 13 del patio de butacas y terminé a los pies de Bunbury…

    • Avatar Lourdes M

      Gracias por tu comentario Cristina, me alegra saber que he conseguido plasmar la experiencia y sensaciones de más personas, que fueron compartidas. Fue un concierto único, somos afortunados de haberlo vivido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.