Apple y su día de la marmota

«La innovación es lo que distingue a un líder de un seguidor.» – Steve Jobs.

Apple lo ha vuelto a hacer. Ha conseguido que todos los medios de comunicación hablen de nuevo de la manzana, que las redes sociales se incendien con sus productos, que en el descanso para comer sólo se escuche la última presentación que hizo; en definitiva, que toda la sociedad pare de pensar por un segundo en lo que ocurre en el planeta para centrarse en una de las mayores compañías del mundo.

Pero esta vez no es porque haya hecho algo sorprendente, novedoso o «mágico». No, esta vez no. Ahora se habla de todo lo contrario, de la falta de originalidad, de rendirse a las características de la competencia, de presentar los productos como si sólo quisieran ser una fábrica de hacer dinero que se aprovecha de un fiel consumidor. En definitiva, no ha sabido heredar ese afán por innovar que tenía en el pasado.

¿Dónde quedaron esas keynote donde llamaban en directo encargando 4.000 cafés para todos los asistentes? ¿Y ese entierro de un sistema operativo para dar paso a otro totalmente renovado? ¿Qué ha pasado con ese One More Thing que te dejaba boquiabierto? Ahora lo llenan con grupos de música que, aunque a todos nos gusten y nos hagan saltar, no superan ese hueco que los fanboy nostálgicos echamos de menos.

La última presentación que hizo fue la del iPhone 7, un teléfono muy esperado puesto que se supone que la generación que lleva un numero puro, sin la S de Superman, cambia radicalmente tanto su interior como su exterior para impresionar al consumidor con algo totalmente revolucionario. «Reinventar» lo llamaban.

iphone-7-06

Pero pese a esto Apple ha decidido no modificar el aspecto estético de su teléfono, no introducir grandes cambios y únicamente ajustarlo a la demanda de los consumidores que reclamaban funciones que teléfonos de sus rivales ya incorporaban. Ah, si, perdonad, ha logrado que ahora todos nos olvidemos de nuestro querido conector mini-jack (D.E.P.) y tengamos que comprarnos otro de los miles de millones de adaptadores de la marca.

Como si de la peli de Bill Murray se tratase, también se presentó la segunda generación de Apple Watch, idéntico estéticamente al anterior. Cambia un poco su hardware, lo hacen sumergible, meten un par de correas nuevas y de nuevo al mercado. De nuevo otro producto que da la sensación de que se ha quedado estancada. ¿Dónde estás cuando se te necesita, Jony Ive?

Cabe pensar que la manzana mordida esté muy ocupada en sacar un iPhone totalmente nuevo en su 10º aniversario. Probablemente, pero lo que está claro es que el consumidor a castigado a Apple donde más le duele: en las ventas. El iPhone 6S vendió mas millones de unidades en su primer mes en el mercado.

Es esta la gran compañía que nos dejan en la actualidad, la misma que lleva sin dar una vuelta de tuerca a sus portátiles y sobremesas desde el 2012, la misma que reinventó el mercado de los móviles, la misma que parece que no sabe cómo continuar.

Pero es el aniversario del producto que, junto al iPod, ha llevado a la compañía a lo mas alto de la historia de Silicon Valley y probablemente del mundo entero. Todos tenemos esperanzas de que el iPhone 8, futuro buque insignia de la compañía, devuelva esa necesidad de innovar que ha dejado olvidada con su predecesor.

Apple, quizás ha llegado la hora de reinventar de nuevo pero, esta vez, innova desde los pilares básicos del pasado de la propia compañía.

Artículo original de Diego Alonso para Hipsterian Circus.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.