Izal conquista The Clapham Grand y a su público

“Nada sabe mejor como escuchar música española fuera de casa” eso fue lo que debieron pensar las 1200 personas que se congregaron en la sala The Clapham Grand para ver a Izal, con un sold out que se anunció una semana antes.

Izal comenzaba su gira europea en la capital londinense de mano de Rock Sin Subtítulos, compañía que sigue apostando por los mejores cantantes y grupos españoles, y nos hacen con ello, sentirnos un poco más como en casa.

No podía ser de otra manera, con una puntualidad inglesa, a las 20:00h exactas el grupo Izal salió al escenario con ganas de hacernos vibrar, saltar, cantar y hacernos disfrutar como ellos saben, por nuestra parte, nosotros les quisimos hacerse sentir como en casa, y creo que la calidez de todos los españoles allí presentes llegó hasta ellos.

Comenzaron con el tema que da nombre a su último trabajo, el que les ha hecho triunfar por toda la geografía española. ‘Copacabana’ se abría paso entre la oscuridad de la sala, seguida de ‘Asuntos Delicados’ y ‘Hambre’, temas que tocaron encadenados y que nos hicieron entrar en calor y olvidarnos del frío.

Era el turno de Mikel, no quiso perder la oportunidad de agradecer al público que estuviese allí, (tocar fuera y llenar una sala tan preciosa como The Clapham Grand no es fácil, y ellos lo habían logrado), preguntando cuántos españoles estaban por allí consiguió que el público se soltase con un: “Yo soy español, español, español…”, éramos “majority” como bien dijo Mikel, pero no los únicos, preguntaron quién no era de España, y digamos que pocos, pero los había, aunque como bien dijeron, a los españoles nos gusta apuntarnos a todo, y puede que alguna que otra de las manos levantadas fuese de españoles. Lo que estaba claro es que están creciendo y cimentando su éxito, y de qué manera.

izal-1

El concierto siguió su rumbo, con un recorrido por todos sus trabajos, fue el turno de ‘Palos De Ciego’, ‘En Aire Y Hueso’ y ‘Despedida’, nadie dejó de saltar y de disfrutar en las casi 2 horas que duró el concierto, y reír (no podíamos pasar por alto la faceta bilingüista que Mikel demostró en el escenario), que si algo caracteriza Izal es por hacernos disfrutar, siempre, en todos los sentidos.

Ya no importaba la lluvia, ni el frío, ni estar a miles de kilómetros de casa, Izal lo estaba logrando, tenía al público totalmente rendido a sus pies. Era el turno de ‘La Piedra Invisible’, ‘Jenna Fisher’, ‘Prueba Y Error’ y ‘Arte Moderno’, todos ellos con las miradas y bailes de Mikel, la fuerza y el no parar de Alejandro, la maestría y el arte con la guitarra de Alberto, las ganas de animar al público de Gato, y la entrega de Iván aun estando tras esos magníficos teclados.

Los grupos como Izal saben lo duro que es empezar desde cero, sin que quizás, nadie apueste por ir a escuchar tus trabajos, por eso quisieron animarnos al ir a ver a grupos pequeños, de seguirlos y de apoyarlos.

Era el turno de ‘Pequeña Gran Revolución’, canción que el vocalista siempre explica en cada concierto (aunque ahora tiene una segunda gran revolución en casa) la emoción fue palpable, y estamos seguros que a muchos de nosotros nos teletransportó la mente a España y a esa familia que tenemos allí. Continuaron con ‘Hacia El Norte’, con la fuerza de ‘Tóxica’ seguida de ‘Tu Continente’ y ‘Agujeros De Gusano’. Nadie quería que el show acabase, pero como bien avisaron, el concierto estaba llegando a su fin.

Llegó la fuerza de ‘Magia Y Efectos Especiales’ y pusieron punto y final a esta primera tanta con ‘Pánico Práctico’ aconsejándonos que lo teníamos que perder “as soon as possible”. Izal abandonó el escenario, pero todos sabíamos que volverían, nadie se movió de su sitio y esperó esos escasos minutos. Salieron de nuevo con unos bises que no pueden faltar en sus conciertos, y el ukelele (signo más que representativo de ellos) captó nuestra atención, era el turno de ‘Qué Bien’, a la que siguió una ya más que conocida ‘Mujer De Verde’ y terminaron, cómo no, con el ‘El Baile’, esta vez sin un Alejandro e Iván adelantados en el escenario, y sin confeti, pero sí con un Mikel lazándose al público.

izal-2

Después de la noche vivida en Londres podríamos decir que, “ellos sí que son luz” y esa noche nadie pudo hacerles sombra. Y solo nos queda agradecer desde aquí a Rock Sin Subtitulos, por el trabajo que hacen, la iniciativa cultural que llevan a cabo, y por dejarnos, una vez más, ser partícipes de ello, nos hacéis sentir un poquito más como en casa, y es algo que se agradece mucho.

Créditos de fotografías: Rock Sin Subtítulos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.