La química de la electrónica: Madrid Live! 2016

28 de Octubre. Las 19:00h. Había mucha tensión en el ambiente. Los organizadores del Madrid Live! no sabían a lo que se enfrentaban. La multitud de gente y las montañas de latas de cerveza que se acumulaban en los lados de varias colas daban a entender que iba a pasar algo desmesurado, apoteósico, magnífico.

madrid_live

Y pasó. Abrieron puertas. Se sabía quién tenía entrada de pista por la energía con la que entraba al recinto, corriendo a una velocidad similar a la de un guepardo hambriento para que no le quiten esa primera fila tan preciada. Da igual las horas que tienes que estar de pie, da igual si tienes que ir al baño o si tu pareja se ha perdido entre la multitud, ese día merecía estar mirando cara a cara al escenario. Una vez dentro comenzó a escucharse una música que no es la típica de espera a un concierto. Sigues avanzando, la gente empieza a emocionarse y a pegar los primeros botes, cruzas las puertas que dan a pista y de repente le ves. Piensas que no puede ser, que aún ni se ha llenado el Barclaycard Center, pero si, Erol Alkan se subió puntual al escenario a calentar el ambiente. El londinense demostró el por qué ha sido varios años uno de los mejores DJs de la escena nocturna y un remixer de grandes grupos como Daft Punk, MGMT o Tame Impala. Ambiente oscuro, luces tenues y bailes de zombies del techno atestaron, como si fuera una olla express musical a punto de estallar, un recinto al que se le notaba las ganas de desinhibirse y de comenzar el fin de semana con una sonrisa de oreja a oreja.

Usando la misma mesa de mezclas, sin dejar que la taquicardia de la gente disminuyera, entraron en escena los belgas 2 Many DJ’s, archiconocidos en la escena musical tanto por aparecer como deejays en la mayoría de los festivales de nuestro país como por formar el famoso grupo Soulwax. Los hermanos no defraudaron. Por mucho que hayas bailado con ellos este verano en algún festival siempre tienes ganas de verles porque sabes que es una fiesta asegurada. Escuchar remixes de temazos como ‘Let it Happen‘ de Tame Impala o ‘Love Letters‘ de Metronomy en un recinto lleno de amantes de la electrónica es una sensación que todo ser viviente debería experimentar.

Y tras casi dos horas sin bajar la intensidad llegó el turno de los químicos. No, no me refiero a las sustancias que vitorea Mario Vaquerizo con su famosa frase «Viva la química, viva todas las cosas que nos transforman y nos hacen estar mejor todavía«, si no a los esperadísimos Chemical Brothers. Se tomaron su tiempo para preparar el escenario y transformarlo en su propia casa mientras observaban atónitos como la gente no se movía de su sitio, cantaba, bailaba y vitoreaba al dúo de Manchester. No se anduvieron por las ramas, decidieron usar su mejor arma al principio: ‘Hey Boy Hey Girl‘. Consiguieron que la pausa que les precedió quedara en olvido y que la euforia de los asistentes se desatara como si una supernova de música electrónica estallara ante nuestros ojos. Los visuales destacaron por encima de todo y conseguía segregar a la gente en dos sectores, los que bailaban sin parar y los que se quedaban atónitos ante ese espectáculo visual. Tras el subidón de uno de sus grandes hits decidieron hacer un recorrido por toda su historia musical, desde ‘Do It Again‘, pasando por ‘Out Of Control‘, ‘Saturate‘, o su ultimo experimento, ‘Go‘, dejando claro que en 25 años de carrera no tienen rival en el top de la música electrónica.

chemical_brothers_madrid

El sonido de las cámaras de los móviles sonaron sin cesar cuando hicieron un pequeño guiño a nuestra ciudad con la canción ‘Hold Tight London‘ renombrándola a ‘Hold Tight Madrid‘ y levantando los brazos como si nos dijeran «estamos de fiesta con vosotros».

Figuras gigantescas de neón patinando al son de la primera canción, rayos láser multicolor volando en todas direcciones, pelotas botando que reventaban al son de nuestros saltos, vidrieras góticas que se sincronizaban a la perfección con el ritmo electrónico y, cómo no, los dos famosos robots que los hermanos aprovechan para que el mundo suelte un grito frenético y se deje llevar por la intensidad apabullante del momento.

Cuando creías más cercano el epílogo y los focos encendidos daban lugar al desalojo del recinto, llegó ‘Galvanize‘ para recordarnos que no era el final, pero que esto se acababa y que teníamos que dejarnos cada última fibra muscular de nuestro cuerpo saltando y enloqueciendo al ritmo de los químicos. Finalmente cerraron con ‘Block Rockin’ Beats‘, dejando una estela de sudor en la ropa y el ambiente, apesadumbrados por el cansancio que no se deja notar, embriagados por la endorfínica felicidad, convencidos de haber presenciado uno de los mejores directos de la historia de la electrónica.

Artículo original de Diego Alonso para Hipsterian Circus.

Fotografías del Facebook del Madrid Live!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.