Alondra Bentley trajo su magia y calidez a una lluviosa Málaga

Viernes noche en Málaga y una importante lluvia azota las calles. La propia Alondra Bentley nos va a reconocer que pegaba más mantita y peli, pero discrepo con ella. Vale que a uno le apetece estar en la seguridad de su hogar un día tan desapacible, pero si te proponen ir a un concierto con una cantante que, con su voz y la ayuda de su guitarra, consigue hacerte sentir en un ambiente cálido y acogedor, ¿por qué negarnos?

Ese era el contexto alrededor de la Theatro Club este viernes 25 de noviembre: frío y lluvia. La excusa idónea para no ir, pero, como digo, ahí que nos personamos. Lo que encontramos fue una sala con mesitas bajas y taburetes frente a un escenario poblado de artilugios con los que Alondra haría magia en cuestión de minutos acompañada de su guitarrista Chema con motivo de su concierto que formaba parte del Ciclo San Miguel Music Explorers On Tour. Una pantalla coronaba la parte trasera y, entre los micrófonos, colgaba con letras descrabbleResolution, en relación al título del nuevo álbum de la cantante y cuyo primer tema, Pegasus, fue el encargado de abrir el set poniéndonos en un mood onírico con el juego entre voces delicadas y el omnichord.

alondra_bentley_2

Si una cosa era evidente era el escaso público en este concierto, pero lejos de hacer de esto algo negativo, Alondra consigue que se vuelva a su favor: “vamos a presentar los temas en un formato íntimo, si queréis preguntar algo o subir a tocar podéis aprovechar”. Esta intervención al comienzo de la actuación consiguió que se granjeara el cariño de un público que estaba hipnotizado antes los gorgoritos que destiló en temas como Our Word o Remedy’. 

Un adjetivo que describe a la perfección esta actuación es el de “precioso”. Sí, es una palabra muy simple, pero realmente me cuesta encontrar otro calificativo. Jugando con Chema en un dúo de voces y guitarra acústica-eléctrica, se encargaron de interpretar un tema tras otro de un repertorio delicado y embaucador. Había momentos con más punch como When I Get Back Home, pero en general fue un concierto relajado con el que  resultaba fácil dejarse llevar.

Había un toque de sinceridad a lo largo de la actuación que ya es raro ver en el mundo musical prefabricado por el que nos vemos rodeado. Tal vez venga también por el hecho de haber desnudado casi al completo los temas que conforman ese Resolutionsmás pop y, en el caso de Sweet Susie’, más experimental. Pero de esta forma consiguió una mezcla homogénea de lo anterior y lo actual. Temas de The Garden Roomcomo One Friday Morning’  o Don’t Worry Daddyse entrelazaron a la perfección con temas más recientes como What Will You Dream’.

alondra_bentley_malaga

Otro de los aspectos de los que me gustaría hablar es de la capacidad de Alondra de hablar con tanta facilidad sobre sus temas, de nuevo una muestra de la sinceridad de la que hace gala en sus letras. Desde una dedicatoria a su madre de la que dijo “siempre hablo de ella, era mi mejor amiga” con la que no pude hacer más que emocionarme, a una descripción sobre su hermana (todos queremos ver ese cuadro de Bruce Willis que tanto te marcó, Alondra) previa a la interpretación de My Sister and Me.

Se acercó el primer final con una maravillosa Dot Dot Doten la que Chema decidió usar un botellín de San Miguel a modo de slide para acompañar esa melodía tan reconocible de gorgoritos de Alondra cantándole a la lluvia y a la niebla. Después llega ‘What Will You Dream’ y el primer bis, aunque como ella dijo “nos debatíamos si salir o no porque nadie pedía otra canción, esperamos que os apetezca”. Y claro que apetecía. Por un lado nos deleitó con The Break of Dawn’, perteneciente a aquel disco con melodías más infantiles que lanzó en 2012 para, a continuación, interpretar una versión de Simon and Garfunkel, la del tema Flowers Never Bend with the Rainfall’ con percusión del público incluida, algo que gustó mucho a la cantante por la sonrisa cargada de felicidad que esbozó. De nuevo se salen del escenario y al poco entra Alondra únicamente con su guitarra para el cierre final. Tenía dos propuestas: “puedo tocar una canción del disco para niños que canto a los niños a los que doy clase y me ayudan, o puedo tocar una que se llama de todas las criaturas por qué un ser humano”. Me salió una vena demasiado fan y le rogué que interpretara esa última, a lo que respondió encantada con una versión a solas de Of All Living Creatures, Why a Human Being?, pero ya puestos interpretó la otra, de nuevo congregando a un público que la siguió dando palmas al ritmo que marcaba la cantante.

Una oportunidad única para ver una artista sincera en un ambiente cercano, cálido e íntimo. Lo siento por todos aquellos que se quedaron en casa al amparo de una buena manta, pero se perdieron la magia que desprendió Alondra Bentley sobre el escenario.

alondra_bentley_3

Fotografía: Marcos Valdivielso

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.