Los Musicómanos y su apuesta de mestizaje animada son los nuevos Sonidos Hipstéricos

En este mundo cargado de música, de vez en cuando toca escarbar y desentramar la escena para encontrar nombres interesantes. Os voy a ahorrar todo ese trabajo para traeros un pequeño descubrimiento, así, directamente, gracias a esta santa sección bautizada como Sonidos Hipstéricos. Hoy tenemos nueva incorporación que vienen directos desde el sur: Los Musicómanos.

Ellos se definen como una banda “compuesta por poetas encadenados al arte”; con esa información uno capta la referencia de un grupo como Los Delinqüentes, del que bebe este conjunto de ocho músicos con base en Málaga. Todo comenzó en 2014 con las ambiciones artísticas de Sergio, vocalista del grupo, Pablo y Carlos, guitarra y batería respectivamente. Sin embargo, hasta finales de 2015 no se consolidarán como banda al completo introduciendo bajo, batería y secciones de metal.

Si uno escucha su maqueta, titulada de forma homónima “Los Musicómanos, uno encuentra referencias que fluctúan entre el garrapateo de Los Delinqüentes, el ska, el reggae e incluso el flamenco en pasajes que podrían recordar a exponentes andaluces como El Canijo de Jerez. En definitiva: Los Musicómanos son una banda de mestizaje que busca entretener a aquel que los escuche.

Cuando uno escucha esta maqueta (la cual diseccionaré en un artículo posterior) capta la diversión y la energía que ofrecen. Sin embargo, acudí el pasado sábado a su concierto de presentación en La Cochera Cabaret (Málaga) para ver cómo ponían de manifiesto todo el esfuerzo volcado en este primer álbum y todo lo que podía dar de sí.

Lo que me encontré fueron casi dos horas de concierto en las que las revoluciones no bajaron ni un instante. Todo comenzó con una introducción instrumental que colindaba con el acid jazz gracias a los teclados (que más adelante transmutarían en algo de psicodelia me atrevería a decir). A continuación se dio paso a la energía y alegría de mano del vocalista, que sacaba a relucir el mestizaje más puro del grupo, hilando un tema tras otro sin dejar espacio para tomar aliento.  Desgranaron temas de esta maqueta como Cuando Me Vayao Joaquinito Huapango’, que fueron la mar de coreadas por el público.

Pero la cosa no acababa aquí, y es que contaron con colaboraciones en el escenario: El Ruso de Maro aparecía para interpretar a dúo El Gufi, y más tarde aparecían el guitarra y vocalista de Jarrillo Lata para acompañar en un par de temas a Los Musicómanos. Apostaron fuerte, sin duda, y entregaron un espectáculo muy digno para tratarse de un debut.

Una nota muy interesante con la que terminaron de dotar a su sonido de algo único fueron las versiones que interpretaron. Pasaron de una fiel Primavera Trompeterade Los Delinqüentes a re-imaginar un corte de Sabina y, cerca del final, uno de Camarón. Sin embargo, el cierre definitivo vino de la mano del tema homónimo; Los Musicómanosy el grito de presentación con el que cuenta el estribillo se quedaron grabados en la memoria de los asistentes que se quedaron con ganas de más tal y como hice yo; de ahí que este grupo malagueño ocupe hoy esta sección de la web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.