Presumido son la nueva sensación dark synthpop: “Nuestra vendetta es una oda a la libertad”

Presumido son una de las nuevas promesas de la música a nivel nacional. Este dúo proveniente de Galicia no tiene reparos en entregar melodías que, bañadas de oscuridad y texturas electrónicas, son auténticos hit synthpop. Hace un par de semanas estrenaron su álbum debut, Vendetta, y con motivo de este estreno hablamos con Tarci Ávila y Nacho Dafonte, cabezas pensantes de este proyecto, sobre el trasfondo del disco y sobre ellos mismos en una conversación larga y tendida.

(Pregunta) Vuestra estética musical es algo oscura, y creo que en la portada se representa muy bien. Aparecéis los dos representando el cuadro de “American Gothic” que además forma parte del video de ‘Ahógate’, ¿cómo surge todo este concepto?

Tarci – Realmente todo esto empezó paralelamente con el trabajo del disco. Hicimos un proyecto fotopictórico con un estudio de fotografía de Pontevedra. La idea era representar cuadros en los que hubiera sobre todo dos protagonistas para representarlos nosotros. Aparte de que la estética nos pareció fantástica, el tridente más pequeño que en el original nos pareció super vendetta, además, siendo pequeño, le da el toque cómico.

(P) Hablando de imágenes que os representan, tenéis este triángulo que además tienes tatuado. ¿Cómo termina de casar esto último dentro del grupo?

Tarci – Realmente es una esvástica. Es un símbolo celta e incluso filosofías anteriores a ellos que lo usaban. Ahora es más usada en la filosofía hindú. La esvástica tiene una simbología bastante clara. Los brazos de la esvástica cuando giran en el sentido horario representan la evolución, la creación y lo positivo. En el otro sentido representa lo contrario. Se juntaron dos cosas, primero que es bastante realista a nivel de describir la vida de cualquier ser humano ya que tiene la mayor parte de los brazos en sentido horario, uno lo tiene en involución y otro sin brazo, todo esto es que predomina el ir hacia adelante.

Esto por darte una explicación romántica (Risas). Te voy a dar la explicación mucho más fácil: esa esvástica son simplemente todas las consonantes de Presumido entrelazadas entre sí.

(P) Le quería preguntar a Nacho, que leo que también se encarga de las visuales desde que entró al grupo en una mezcla cómica y oscura. ¿Cómo surge la unión con Tarci y tu inclusión en Presumido?

Nacho – Tarci y yo nos conocíamos de muchos años de vista. Al final acabamos coincidiendo en varios proyectos como Eladio y los Seres Queridos, Villanueva… Nos dimos cuenta que teníamos una filosofía de vida parecida. Él había dejado parado Presumido porque no le convencía como iba funcionando. Yo venía de un proyecto de rock industrial rollo Rammstein y llevábamos visuales y luces. Siempre nos gustó ese tema y Nine Inch Nails y Sigur Rós son referentes en cuanto a la forma en la que sus visuales crean unas atmósferas de la hostia para el directo. Decidimos meter visuales y luces para que le diera más dinamismo al concierto, y es muy divertido. De hecho el proceso de creación de las visuales es muy fácil, nos quedamos los dos y empezamos a investigar y nos echamos unas buenas risas editando imágenes (Risas). Salen cosas muy dark y con esa retranca.

(P) Hablando de retranca, es algo con que describís vuestras letras. De hecho, decís que vuestras canciones están cargadas de ironía y retranca, ¿a qué os referís?

Tarci – En primer lugar, ¿sabéis por ahí abajo lo que es la retranca? Es difícil definirlo, se suele usar como un calificativo para concretar ese humor irónico que tenemos la gente de Galicia. Creo que salta a la vista en letras como ‘Necrotú y yo’ que es una historia de amor a primera vista, pero si te fijas en frases como “en un necrocolchón, bajo el necrosol” son una ironía, una forma de reírme del amor tradicional. Eso por un lado, pero si te has fijado en ‘Animal Collective’ es una forma de retranca e ironía en la que nos reímos del estilo indie electrónico. Eso lo ves en la letra, que es un poco bizarra, y en la propia música que tiene un ritmo muy indie electrónico pero pasadísimo de vuelta con ruidos de animales, una batería muy potente… Es llevar la ironía al último rincón de la música.

(P) En ‘Necrotú y yo’ habéis conseguido un temazo: melodía pegadiza, letra tonta pero que también se pega. Además, se ha masterizado en Phoenix. ¿Cómo surge esta canción?

Tarci – Sinceramente, casi todas las canciones de “Vendetta” son canciones que han venido a la cabeza por pura inspiración momentánea. Ninguna ha llevado más de un día, casi toda la letra y música han sido espontáneas. Trabajamos así, componemos muchísima música y muchísimas letras y realmente la criba de calidad es cuando coges todas esas, que han sido casi 100 para el disco, y te quedas con las mejores. Creo que es como hacer tiro con arco, tirar muchas veces hasta acertar. Esa canción tan buena ha salido como las malas. Éstas últimas se mueren y las buenas se quedan ahí para siempre.

(P) Hablando de lo de las 100 canciones maquetadas, ¿qué han sido de ellas? 

Nacho – Algo que vamos aprendiendo con este proyecto es el desapego, el no tener miedo a tirar hacia adelante. Tenemos la capacidad de tirar a la basura canciones porque somos capaces de hacer más. Creemos que siempre va a haber algo mejor.

Tarci – A nosotros nos gusta evolucionar constantemente y nos damos cuenta de que si somos capaces de hacer esto, somos capaces de hacer cosas mejores. Y esa es la ilusión que nos mantiene con este ánimo de seguir trabajando día a día para mejorarnos.

(P) ¿Cómo surge el equilibrio compositivo entre vosotros?

Nacho – Tarci es una tormenta de ideas. Entre los dos somos el tándem perfecto para llegar a un consenso, ser unos francotiradores y llegar a una idea perfecta. Es algo inexplicable incluso. A veces yo también soy algo esperpéntico, pero uno a otro nos vamos ayudando y nos enderezamos un poco (Risas).

Tarci – Es verdad que va cambiando entre los dos el rol de ponernos los pies en la tierra (Risas).

(P) Hace unos días publicabais cómo se grabó ‘Ahógate’, y me llama la atención el buen rollo y lo bien que os lo pasáis aún trabajando con melodías y letras que, aunque tienen esa retranca, son oscuras. ¿Cómo se ha gestado el álbum?

Tarci – Aprovechando que has visto el vídeo, creo que está más que claro que todo ha sido espontáneo. Esa dimensión que ves en el estudio es una consecuencia de hacer las cosas relajadas. Hemos grabado muchas cosas con otros proyectos y nos hemos visto en situaciones más agarrotadas y con tensiones en el estudio. Hemos trabajando improvisando las melodías de cada instrumento. El trabajo ha sido más un asunto de mezcla, seleccionando cada toma de sinte, de bajo, de batería… Construimos un puzzle y fue súper divertido. Entiendo que pueda chocar la oscuridad del disco con el rollo que llevamos como personas, y me gustaría aclarar que somos enfermizamente positivos. De hecho la oscuridad del disco viene porque para nosotros, la oscuridad de la música, es una forma de limpiarnos, de estigmatizar y curarnos de todo lo negativo. Es nuestro cajón de sastre. Al canalizar todas las cosas ahí quedamos limpios tal y como nos conoces (Risas).

(P) Quería hablar sobre ‘Ahógate’. La habéis elegido como single y es uno de los temas con más potencia del álbum, y el vídeo mezcla lo bizarro con el arte clásico y lo abstracto. ¿Cómo surge el vídeo?

Tarci – Hemos buscado en el vídeo la belleza por la belleza y el arte por el arte. No buscábamos una historia ni nada así, sino que queríamos hacer un vídeo muy bonito. Hay varias metáforas que nos representan como grupo y ya que mencionas lo del arte, te habrás fijado que de igual forma que tiramos por los cuadros clásicos también hay varias escenas en naves industriales con pintadas. Siempre hemos vendido Presumido como un puente entre la música electrónica de los 80-90 con la electrónica de ahora, de ahí que exista el puente entre el arte más clásico y el más moderno.

Nacho – Quería añadir que lo que nos ha encantado del videoclip es que ha sido el broche de oro que cierra toda la filosofía del disco con el blanco y negro, el puente que decía Tarci, el modo de vida que llevamos conectados a la naturaleza con el río, los ritos… Aparte de la estética que salimos super monos, que nos gusta la moda también (Risas).

(P) Hablando de que mezcláis diferentes estéticas, veo que en “Vendetta” hay una confluencia de estilos brutal: la negrura y lo rave de ‘El Naufragio de la Girona’, la luminosidad de ‘Animal Collective’, el romanticismo de ‘D.E.P’ y ‘Desde Aquí’… ¿Qué influencias tenéis?

Tarci – Hemos puesto la etiqueta de synthpop porque, aunque no es del todo exacta y te pueden poner varios clichés por usarla, nos parecía la más cercana ya que consideramos que hacemos canciones de pop a través de sintetizadores. Pero nosotros vamos más allá de los clichés del estilo. Nos gusta poner el ejemplo de los Beatles, que hicieran lo que hicieran tenían el momento para la canción más lenta, la más bailable, la más oscura, la más hiriente… Y no por eso dejaban de ser más o menos pop. Desde el respeto y es una humilde opinión, creo que cada grupo se ha encasillado demasiado en su estilo y suenan demasiado parecido de principio a fin en sus álbumes, y en sus shows en directo. Nos gustaría recuperar eso, partir de un estilo general y hacer canciones lentas, bailables…

(P) ¿Cuál es el origen de Presumido y cómo es pasar de un proyecto personal a trabajar con alguien?

Tarci – Toda mi vida laboral se ha basado en un trabajo continuo como músico para otros. Llegó un punto que yo vivía de la música pero no acababa de ser feliz con ello. Por suerte siempre he trabajado con grupos que me gustaban mucho, pero notaba que no era feliz del todo porque necesitaba desarrollar la parte creativa, que me he dado cuenta que es realmente quién soy. También te digo que desarrollé el proyecto como hombre orquesta del siglo XXI, saqué ese primer EP, hice una primera gira y percibí que la gente venía a los conciertos y se quedaba bastante sorprendida pero había un comentario unánime: “Qué mérito tienes”. Todo el mundo me decía eso y, joder, nadie me hablaba de las canciones, con lo cual tenía un proyecto friki, la gente venía a verme porque soy un friki (Risas). Ahí fue cuando decidí dejarlo en standby, apareció Nacho y aquí estamos. No por entrar él ha dejado de ser un proyecto personal, al contrario, es más personal. Ninguno pierde porque esté el otro, se complementa y se mejora.

(P) Una pregunta sobre dos conceptos: ¿por qué “Presumido” y “Vendetta” a qué o a quién?

Tarci – Presumido tiene dos orígenes. El primero es porque cuando empecé a montar esto yo solo buscaba un nombre que describiera perfectamente un proyecto personal y se me ocurrían cosas como “Egoísta”, “Presumido”, “Solitario” o algo así (Risas), y “Presumido” tenía el equilibrio perfecto para describir algo personal, y tenía ese punto ácido y chirriante e irónico. Cuando llevemos una banda contratada nos llamaremos “Presumido y los Envidiosos” o algo así (Risas). Como extensión a esa idea, nos encontramos haciendo algo genuino y original, no veíamos a nadie por estas tierras que se pudiera comparar con nosotros y estamos realmente orgullosos y creemos que podemos presumir más que nunca. Respecto a la vendetta, cuando firmamos con Music Bus, el día que llegamos a la oficina nos dijeron “Sois unos cabrones, esto es la polla. Pero nos estamos preguntando en la oficina algo, ¿vosotros os estáis riendo de todos y todo, no?”. Y le dijimos: “Pues sí” (Risas). Es una venganza al estilo musical en sí, al synthpop, a la industria. Es una venganza a todos los clichés. Como puedes comprobar ni somos megaguapos ni vestimos megabien ni hacemos algo que esté de moda. Esa vendetta es como una oda a la libertad y a todos los clichés.

(P) ¿Qué planes tenéis para este año a nivel de presentaciones y cómo vais a enfocar las mismas?

Tarci – Por suerte hemos tocado entre los dos más de mil conciertos con otros proyectos. Lo que es el ímpetu de las primeras bandas de querer tocar a cualquier precio y en condiciones deplorables no lo tenemos. Igual que somos muy cuidadosos con la estética y la música, vamos a ser muy francotiradores con los conciertos. Nuestra política va a ser de menos es más. Se nos ha ofrecido hacer una gira de muchos conciertos por toda España pero no nos interesa eso. Queremos ser más calculadores, no podemos adelantarte mucho más. Tenemos las primeras fechas de presentación, una de ellas el Let’s Festival, pero serán eventos que sirvan de escaparate. No tenemos prisa, vamos a ir a nuestra bola. Que la gente esté atenta a las redes e iremos anunciando fechas.

Nacho – Lo que sí te aseguro es que vamos a dar un espectáculo nuevo, estamos súper emocionados y ser más francotiradores a la hora de elegir conciertos nos va a permitir generar una atmósfera en directo que seguro a más de uno no deja indiferente.

Tarci – No te hemos comentado que estamos preparando nuevo espectáculo y partiendo de la base que teníamos, se ha acercado al proyecto Baltasar Patiño, que es el directo de Matarile Teatro y uno de los mejores escenógraforafos de España, muy vanguardista. Él está muy emocionado y nosotros también, creo que esto solo puede ir a mejor.

(P) Ya por último, quería preguntaros algo relacionado con las etiquetas. Vosotros hacéis pop al fin y al cabo, desde un plano indie pero es lo que hacéis. ¿Créeis que hay miedo para hacer pop en el panorama indie actual?

Tarci – Yo creo que no, nosotros nos vendemos como pop. Somos músicos que venimos de rock, hemos tocado metal… Creo que se nota esa oscuridad en la música, es algo inevitable que acabemos dando caña, pero hacemos pop sin ningún tipo de prejuicio y lo queremos llevar a todas los límites que podamos.

Nacho – Para nosotros, viniendo de un rollo más clásico como una guitarra eléctrica o acústica, la electrónica es un nuevo paraje que te permite explorar nuevas texturas y no tener ninguna limitación en creaciones sonoras. Todo lo que te da un sintetizador o una caja de ritmo es un campo tan amplio que puedes hacer lo que te salga de los cojones, eres el Superman de la creación. Es una maravilla, puedes ser más creativo y nos ha dado una vía de escape.

Tarci – Y volviendo al inicio del concepto pop, cualquier canción del disco y después de todos los arreglos que tienen, las puedes tocar con una acústica y sigue siendo la misma canción. Si eso no es una definición de pop que venga alguien y me lo rebata.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *