Pogos, comida y mucho rock en el tercer Merendola Fest

Y una vez más llegaron los donuts, las medias noches y los conciertos en el horario de la merienda. El Merendola Fest celebraba su tercera edición el pasado 1 de abril en la sala París 15 de Málaga de la mano de Mizake Prod abriendo puertas algo pasadas las cinco de la tarde. Los allí congregados comenzaban a tomar los primeros refrigerios al ritmo de la música que en aquellos instantes pinchaban Hungry Butterfly en un DJ set que amenizaría los interludios entre conciertos con temas de Tame Impala, Animal Collective, o artistas nacionales como Hibernales o Viva Suecia.

Mientras devorábamos el primero de los donuts que caerían aquella tarde, Scandinavia se hacía con el escenario para abrir la tanda de conciertos de aquella tarde. Este grupo malagueño hicieron del Merendola el escenario ideal para presentar su primera maqueta titulada Pequeño Iceberg”. Lo que transmitieron en cuarenta minutos de interpretación fueron buenas dosis de pop-rock; riffs de guitarra directos acompañando a rasgueos que se atrevían a ser modulados por pedales confiriendo algún toque de psicodelia incluso. Una batería incesante impedía que estuviéramos parados en el sitio, y no podíamos más que seguir el ritmo que llevaba el vocalista mientras desgranaba temas como El Árbol de Jade’, ‘Idiota’ o ‘México’.

Señores – Fotografía de Juanma Peña

Pausa para un bollito, entablar conversaciones y coger fuerzas para el directo que dio comienzo a las 18:45, el de Harakiri Beach. Este grupo de Motril se encargó de poner la nota electrónica a este festival, haciendo que todos los allí presentes bailásemos por culpa de unos sintetizadores embaucadores marcados por una batería pegadiza mientras un potente bajo terminaba de sustentar este conjunto. Mención especial merece el vocoder del vocalista, que conseguía transformar toda esta atmósfera musical un viaje sideral en el que sólo se podía bailar y saltar. Ritmos de Caribou, mucho cachondeo y un buen repaso a ese “Cazador de Medusas” que hizo nos moviéramos por toda la sala de la mejor forma posible.

A continuación se dio paso a uno de los platos fuertes de la noche. Señores salía al escenario cerca de las ocho de la tarde para demostrar por qué “La Luz”, su nuevo álbum estrenado el año pasado, ha dado tanto juego. Se marcaron un set dinámico donde las guitarras rock no daban descanso entre riffs pegadizos y rasgueos rápidos que protagonizaban melodías bien agradables y pegadizas. Los momentos más animados (o de “jota punk” como ‘Verbena en la Plaza del Pueblo’) se supieron conjugar a la perfección con momentos más delicados o de mayor exploración melódica, como la interpretación de ‘Margaritas’. Me asombró que este cuarteto de Bilbao mantuviera las revoluciones constantes, sin dudar ni un segundo. También me agradó ver lo agradecidos que se mostraron con los asistentes y con las otras bandas, las cuales les dejaron algunos instrumentos para poder llevar a cabo su actuación.

FAVX – Fotografía de Juanma Peña

De hecho, el bajista de Señores pudo tocar gracias a FAVX, la siguiente banda que tomó el escenario de la París 15. Trío conformado por bajo, guitarra y batería (todos y cada uno de ellos muy peculiares, creedme), lo suficiente para desatar la locura entre los asistentes, que no dudaron en formar pogos y lanzar sus cervezas al cielo mientras este conjunto daba muestras de un grunge oscuro con algún toque de screamo. El Merendola pegó un giró con la aparición de este grupo, ya que rompía con la estética de los anteriores. El público pareció agradecer el cambio y disfrutó de lo lindo con este grupo desgarbado que disparaba el pedal de fuzz y nos peinaba a todos con la distorsión que proferían sus instrumentos. ‘Flowers of the West’ se alzó como el tema más reposado del grupo, el resto de la actuación fue un no parar en el escenario de interacciones con el público y un derroche de energía infinito. Literalmente arrasaron con el escenario: tiraron la batería y sus instrumentos para acabar la actuación con un a capella de la mítica ‘All Star’ de Smashmouth, con lo que nos dejaron con la boca abierta.

Mi fallo fue haberlo dado en el concierto de FAVX, pues me había desgastado mucho para el último plato fuerte de la noche. It It Anita venían desde Bélgica y hacían en Málaga su última parada del recorrido que vinieron dando este último par de semanas en España. Se avecinaba algo épico. Tardó en arrancar (después de la que habían liado FAVX, estaba complicado remontar), pero una vez cogieron carrerilla, los belgas demostraron su trayectoria aportando madurez. Así encontramos melodías bien trabajadas, con guitarras potentes y controladas, un dúo vocal interesante y una batería que daba hostias sin parar. De nuevo, los pogos se sucedieron mientras lanzaban temas de su álbum “Agaaiin” publicado el año pasado. Si bien todo el mundo sabía que la energía que iba a haber entre el público iba a ser grande, lo que no esperábamos era que el guitarrista se pusiera a tocar entre los asistentes, y menos aún que el concierto culminara con el batería llevando todo su instrumental al centro de la pista como colofón y dar un último beat entre el público. Después de este aluvión de energía, nos volvimos a recomponer con un último donut con la mirada puesta en la próxima edición de este festival, deseando que nos dejara tan extasiados como esta tercera entrega. Esperamos ansiosos.

It It Anita – Fotografía de Juanma Peña

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *