Ojeando 2017, un décimo aniversario lleno de pop y energía

Un año más el pueblo de Ojén se preparaba para celebrar su evento estrella: el Ojeando. En la anterior edición ya pude observar de primera mano cómo todos sus habitantes se involucraban en la celebración del festival que celebraba ni más ni menos que su décimo aniversario. Expectación máxima, dedicación especial y un pueblo entregado al 200% se darían de la mano los días 30 de junio y 1 de julio.

Todo esto lo pude ver haciendo tiempo para el primer acto del primer día. Me di una vuelta por el escenario Plaza que empezaba a tomar forma frente a un público expectante de buena música mientras me hacía el cuerpo a lo que se venía: Triángulo de Amor Bizarro. Cabe decir que ninguna preparación previa, ni física ni mental, pudo salvarme de los estragos de este torbellino. El grupo gallego se coronaron en 2016 con su Salve Discordia, así que la expectación por ver cómo defendían estos temas en vivo era alta. Empezaron con Desmadre Estigioy Gallo Negro Se Levantapara continuar con una sucesión de temas que repasaron su discografía mientras se conectaban los unos con los otros por capas de ruido. El público tardó en animarse, pero en la recta final (de un concierto algo breve pero con el que acertaron de lleno) con ‘Barca Quemada’ y De La Monarquía a la Criptocracia, se armaron pogos en las primeras filas y la cantidad de energía desprendida por los asistentes era incalculable. Bravísimo acto.

Para compensar todo esta muestra de noise rock espacial, se dio un giro de 180 grados y Xoel López aparecía en el escenario con toda su banda. En total, unos nueve músicos que juntos recorrerían los momentos más brillantes del gallego desde que comenzara hace años como Deluxe hasta llegar a canciones de aquel Paramaleslanzado en 2015.  Abrió con Historia Universal (El Amor No es lo que Piensas)’, con la que se ganó a todo el público. Gracias a la colección de buenos temas con los que cuenta (Amor Valienteo la reciente Tierra), le resultó sencillo mantener la atención de todos los asistentes mientras demostraba lo buen showman que es (desde aquí nos declaramos fans de sus pasos de baile para despedirse). La última nota de esta jornada para nosotros la pondría Sidonie, a quienes no les podría venir mejor su último álbum. Ese trabajo cargado de energía, hits inmediatos y temas más que amigables ha conseguido refrescar un repertorio que no da tregua en ningún instante. Cinco personas sobre el escenario para hacernos bailar y gritar al unísono canciones como Siglo XX’, ‘Costa Azul’ o la psicodélica y favorita de servidor, El Bosque’. Se nota lo curtidos que están estos barceloneses, y es que se permiten dar un directo que, en todo momento, resulta espontáneo y divertido. Probablemente los solos finales de batería, guitarra y teclados de ‘En Mi Gargantaestaban más que rodados por ellos, pero tienen la habilidad de dotar de una diversión única a sus actuaciones para darnos la sensación de ser siempre la primera vez que realizan algo sobre el escenario. Mención especial merecen los momentos de puro espectáculo de No Sé Dibujar Un Perroen modo karaoke, Gonzalo Bora-Bora subiéndose al escenario para deleitarnos con su habilidad a la pandereta o el momento Un Día de Mierdacon Marc entre el público a los hombros de un afortunado asistente.

Y con estas nos retiramos a casa, que el viaje de vuelta se antojaba algo largo y la jornada nos había dejado agotados. Por desgracia nos perdimos el directo espacial de Second, algo que se repitió con Airbag, cuya actuación pillamos en la recta final por motivos logísticos. Aún así, pudimos ser testigos fugaces de su directo explosivo que respiraba verano por los cuatro costados. Para compensar esto, pillamos posiciones para ver de cerca al ermitaño de la música, Ángel Stanich. El de Valladolid se encuentra en una etapa de transición, como él mismo nos dijo. Aún se encuentra apurando su Camino Ácido, pero intercala cortes tan memorables como la homónima o Mezcalitocon temas pertenecientes a su recién estrenado EP Siboney, o una canción que confirmó aparecerá en su trabajo que se espera para octubre: Escupe Fuego’. Stanich entregó un directo lleno de energía donde mezcló su rock psicodélico-árido-western con su voz tan peculiar. A la espera de que llegue ese nuevo álbum, Metralleta Joeseguirá siendo el cierre apoteósico de todos sus conciertos, tema que en Ojén despertó la histeria colectiva y la petición de que el directo no acabara nunca.

Pero por suerte o por desgracia, Ángel Stanich y su banda se retiraron del escenario para cederle el espacio a Miss Caffeina, grupo que se encuentra en pleno estado de gracia gracias al lanzamiento de Detroit, un álbum lleno de color y esencia 80’s de la que no se puede huir y con la que sólo se puede bailar. Alberto y los suyos entregaron un concierto directo, centrado en ese nuevo álbum pero permitiéndose dar alguna que otra mirada atrás, algo que agradeció el público a tenor de las emociones que despertaron Capitány Modo Avión’. Baile y más baile, en eso se resumió un concierto que acabó en Oh! Sanacon la queja de Alberto a la Iglesia y a “los que defienden el día del orgullo hetero”, y la alegre Mira Cómo Vuelo’. Majestuosos y divertidos como siempre, son Miss Caffeina. Para compensar este caramelito luminoso de pop, Belako tomaron posiciones. Personalmente, poco preparado venía para este directo más que con el aviso de amigos míos no dejaban de repetirme que iba a alucinar. Desde aquí quiero darles la razón, y es que no soy capaz de describir lo que vi aquella noche en el escenario Patio pasadas las dos de la madrugada. Dos chicos y dos chicas en el escenario; guitarra, bajo, batería y teclados; muchas ganas de gritar y hacer mover todas las filas con melodías que fluctuaron entre el rock psicodélico, el punk y el screamo. Aún no entiendo cómo salí vivo de tal directo lleno de energía. Se dejaron escuchar temas nuevos como Render Me Numb, algún que otro tema que no tocaron nunca, y otros tan adictivos como Fire Alarmque aún resuenan en mi cabeza junto a una voz que me pide no me pierda la próxima edición de este festival tan peculiar de Málaga.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *