PortAmérica 2017: Repartiendo Arte (II)

Con la resaca (musical) del jueves nos dirigimos a Caldas de Reis con muchas dudas sobre el cartel del viernes. Entendemos que los festivales tienen un gran componente de difusión musical, de encontrar grupos que hasta el momento no nos habían llamado la atención o incluso desconocíamos, pero en ocasiones los prejuicios son más fuertes y llegas al festival con el morro torcido. Y más aun cuando casi nos perdamos a Rufus T. Firefly: debido a un problema de producción el concierto de los madrileños se adelantó una hora y cuarto, ocupando el horario de Zuco 103.

Por todo ello Rufus T. Firefly fue nuestro primer concierto del día. Los madrileños llegaban a la Carballeira para presentar «Magnolia«, su cuarto trabajo de estudio, un álbum que los ha encumbrado como banda de culto. Es cierto que ante el escenario SON EG comenzamos poca gente pero poco a poco la música de la banda liderada por Víctor Cabezuelo y Julia Martín-Maestro fue atrayendo a los despistados que paseaban por el recinto.

Es cierto que pensamos que Rufus T. Firefly es una de las bandas más interesantes del panorama indie pero por algún extraño motivo no han llegado a explotar tal y como hicieron otras. Siguen bajo esa vitola de música underground pero con una legión de seguidores que aumenta exponencialmente cada vez que los madrileños se suben al escenario a tocar. Esto se debe en gran medida a que su música es capaz de aunar los sonidos más pop a los que superpone capas para lograr un estilo personal. Además, ‘Magnolia‘ suena realmente bien en directo. Sí, Rufus T. Firefly superaron las expectativas en un concierto que se cerraba con la impresionante puesta en vivo de ‘Río Wolf‘ (canción dedicada a uno de sus referentes, Jeff Buckley, quien falleció ahogado en dicho río).

Tras Rufus T. Firefly y aun en estado de shock nos dirigimos al escenario Cultura Quente para disfrutar de Los Amigos Invisibles. Con más de 20 años sobre los escenario los venezolanos llagaban a Galicia para presentar su último trabajo, «El Paradise«. Músicas latinas y bases bailables nos condujeron a la zona gastro para así poder disfrutar del concierto de Kase.O con el estómago lleno.

Como hemos dicho, tras una distendida cena tocó el momento de presenciar el show de Javier Ibarra o, lo que es lo mismo, Kase.O. No hay duda que Kase.O sigue siendo una de las referencias dentro del rap nacional y es que entre su público no solo podíamos encontrar personas que crecieron con las rimas de Violadores del Verso, sino que además ha conseguido convertirse en un referente para las nuevas generaciones. Sin duda fue el concierto de la jornada y no solo por el propio Kase.O y su espectáculo de luz y sonido, sino por la conexión con un público entregado que desde el primer momento vitoreó al MC y a sus acompañantes, El Momo, quien reforzaba en el rimas al MC, y R de Rumba a los platos.

Fue el concierto más multitudinario del viernes, que contó con la presencia de unas 6.000 personas.

Tras Kase.O llegó el momento de BNegão & Seletores de Frequência quienes llegados desde Brasil llenaron la Carballeira de sonidos en los que se aúnan el rap, el soul y el hip-hop con ese toque tan tropical que Bernardo Santos da a sus composiciones. Tras ellos, otros de los nombre grandes del portAmérica 2017: Asian Dub Foundation.

Para muchos ADF eran unos grandes desconocidos y es que aunque fuesen cabeza de cartel la banda se consolidó a mediados de los 90, así que cuando los más jóvenes del recinto vieron aparecer a un tío con una flauta travesera y ponerse a dar saltos de un lado al otro sus caras fueron un auténtico poema. Asian Dub Foundation no deja indiferente a nadie, es un cóctel que amas o que te aterra, una banda capaz de aunar sonidos propios del folclore asiático con ritmos ragga jamaicanos y una buena dosis de hip-hop. El concierto de los londinenses fue impecable.

Tras ellos llegó el momento fatídico: frío, hambre y cansancio nos conducían al escenario Cultura Quente donde ahora sí podríamos disfrutar de Zuco 103… pero algo pasó. Quizás la responsabilidad que en escasas horas debíamos estar en nuestros puestos de trabajo con una majestuosa sonrisa hizo que nos desviásemos y tomásemos dirección a nuestras casas. Nos duele no haber visto en directo a Novedades Carminha pero sabemos que Carlangas y los suyos son conscientes que, como ellos, llevamos el ritmo en la sangre y que aunque esta vez no estemos para verlo sí lo haremos en venideras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.