Weekend Beach 2017: indie rock explosivo en un mar de eclecticismo

Ya se ha comentado lo variado de este festival. También se ha comentado el buen ambiente que se respira al celebrarse en la misma playa de Torre del Mar. Pero aún así toca reiterarse, y es que en la cuarta edición de este Weekend Beach Festival, la organización ha seguido apostando fuerte por los dos pilares sobre los que se sustenta: el eclecticismo del cartel y el placer que siente un artista de tocar frente al mar. Este año el cartel tal vez no se presentaba con exclusivas de la talla de Skrillex o Wiz Khalifa como la edición de 2016, pero no ha quitado que encontremos grandes nombres que reunieron al grueso del público en los momentos claves.

Las cosas empezaron con calma en la jornada inaugural del miércoles con Los Musicómanos, de los cuales hemos hablado en esta web, y Mitad Doble. Ambos son conjuntos malagueños con un estilo que fluctúa entre el rock y el mestizaje, y así lo dejaron ver en sendos conciertos en los que hicieron que el público no estuviera quieto ni un segundo. Llegó 4Mica a continuación con una sesión de DJ para preceder a los Jammin’ Dose, que no tienen miedo en demostrar lo buenos músicos que son demostrando su habilidad con los instrumentos mientras hacían un rock que jugaba con el reggae más altivo. Pero sin duda, los platos fuertes de la noche empezaron a llegar a partir de las 10 de la noche. Kase.O, el rapero, se hacía con todo el público desde el instante cero. Todos los asistentes se encontraban saltando al ritmo de sus rimas, y siguieron igual de entregados con Mago de Öz, para los cuales no nos pudimos quedar demasiado rato; había que recuperar fuerzas para lo que se avecinaba el jueves.

Para servidor, la primera jornada seria del festival se antojaba como la más intensa, y es que estábamos dispuestos a darlo todo aquella noche. Empezamos cerca de las 19:00 con Shinova. Cabe decir que es un grupo de directo, y es que la música de su “Volver” estrenado el año pasado adquirió una potencia y una energía que no aparecía en su edición de estudio. Se mostraron divertidos y concisos, con buenos guitarrazos y animando sobremanera a un público que no dudo en entregarse en temas como ‘Niña Kamikaze’ o ‘Doce Meses (El Año del Maravilloso Desastre)’. Grises vinieron a tomar el relevo de esta banda con su estilo de pop/rock algo electrónico que no duda en hacer del espacio una pista de baile. Sin duda son una apuesta segura para festivales, y es que temas como ‘Cactus’ o ‘Plástico Eléctrico’ te invaden y obligan a bailar.

Comenzaba a anochecer, la pista del escenario Weekend Brugal se empezaba a llenar de un público ávido y, a las 21:45, aparecían en escena Lori Meyers. Se palpaba sin dificultad la emoción que despertaban los granadinos entre todos los allí presentes, que corearon desde el primer momento los versos que entonaba Noni. Aunque los temas de su último álbum resultaron más densos, consiguieron encontrar un exquisito equilibrio entre lo viejo y lo nuevo para dar dinamismo a un espectáculo poblado por grandes juegos de luces. Así, abrían con ‘Vértigo’ y pasaban a ‘Planilandia’, mezclando exploración melódica con rock más directo. Se nota que son una banda curtida y que saben preparar un directo, no se puede sacar ni una pega al espectáculo que entregaron, bravo. Los que aparecieran en el escenario a continuación tenían difícil remontar este espectáculo, pero León Benavente lo lograron con la mayor soltura. Si tienen uno de los mejores directos del país en la actualidad (me atrevería a decir, incluso, el mejor) se dice y no pasa nada. Abraham Boba y los suyos empiezan con un fuerte golpe cargado de elegancia: ‘Tipo D’, ‘California’ y ‘La Ribera’. El público ya está en el bolsillo y juegan con ellos a su antojo. Entregaron un concierto que fue un crescendo continuo que culminó en la explosiva ‘Ser Brigada’ con Abraham bajándose del escenario y compartiendo el extásis del público.

El viernes dio comienzo con el directo de España Circo Este, grupo italiano que destila un particular “tango punk”, como ellos mismos dicen. Es más fácil presenciarlo que describirlo, pero de lo que no hay duda es que interpretaron temas cargados de energía donde un violín esbozaba melodías rápidas y pegadizas, y es que aún resuena en nuestras cabezas la melodía de ‘Il Bucatesta’, la encargada de cerrar este directo tan explosivo. Pasamos del escenario Torremar al Weekend Brugal para tomar posiciones para el directo de Iván Ferreiro. El gallego entregó uno de los mejores álbumes a nivel nacional el año pasado, así que sin duda había expectación para ver cómo defendía los temas del mismo. En la ejecución del directo ni una falta, genial que mezclara cortes recientes con otros clásicos suyos como ‘El Viaje de Chihiro’ o las archiconocidas ‘Años 80’ o ‘Turnedo’. Sin embargo, me faltó cierta interacción con el público, que se rompiera la cuarta pared y me diera la sensación de que Ferreiro estaba con nosotros en Málaga y no en su propia burbuja. Los que no dudaron en entablar conversaciones con el público mientras entregaban un directo apasionante fueron los neoyorquinos Nada Surf. Una de las grandes apuestas internacionales de este año que, sin embargo, no consiguió reunir a una gran cantidad de público. Aún así, los que estuvimos presenciando la actuación de esta banda vimos una lección de rock de guitarra, bajo y batería que nos transportó a los 90 de muy buena gana.

Otro artista que reunió a un buen número de personas fue Residente. El miembro de Calle 13 se encontraba presentando en Málaga su álbum más personal, que recogía sus raíces mientras esgrimía un rap/hip-hop bañado de ritmos latinoamericanos altamente intensos y adictivos. He de reconocer que, aunque no es mi estilo predilecto, quedé maravillado ante el espectáculo que pude presenciar. Al rato nos cambiamos de escenario para ver a Full presentar su Tercera Guerra Mundialen Torre del Mar. Estos sevillanos se están curtiendo en la carretera y se nota cada vez un directo más labrado e intenso. Pero si hablamos de intensidad nos tenemos que detener en The Prodigy, el grupo que más gente reunió en esta edición del Weekend Beach. Estos británicos saltaron a la fama en los 90 con su drum and bass agresivo, y veinte años después siguen manteniendo esa misma energía. Hora y media de concierto que se pasó volando, con los vocalistas del conjunto moviéndose en todo momento, bajando del escenario y causando el furor entre todos los asistentes.

El último de los días, el sábado, se aventuraba algo más tranquilo que su predecesor. Delafé dio el pistoletazo de salida en el escenario Weekend Brugal ante un público muy escaso, algo poco habitual para el rapero barcelonés. Aún así, destripó La Fuerza Irresistibleante el séquito que se plantó ante él, reuniendo cada vez a más fieles que acabó por relegar a La Habitación Roja, el siguiente acto que se personó en ese escenario. Quitando ciertos fallos técnicos en el micrófono del vocalista (que se llegó a desenchufar en la última canción), el directo de los valencianos resultó entretenido. Eché de menos la pegadiza ‘You Gotta Be Cool’, pero aún así entregaron gran cantidad de temas de su Sagrado Corazón, sin olvidar la mítica Ayercon la que cerraron el acto.

Tenía curiosidad en ver a Los Fabulosos Cadillacs en vivo. Tras la presentación previa que hicieron de ellos, anunciándolos como banda que lleva más de 30 años en carretera, exponente de Latinoamérica y demás títulos, la expectación que causaron en mí era máxima. Salieron al escenario unos diez músicos comandados por el ritmo de dos baterías y la personalidad de un frontman que se hizo desde el instante inicial con todos los presentes. Melodías que jugaban con el rock y las raíces latinoamericanas, la apuesta de estos argentinos fue bien aceptada entre el público malagueño. Sin embargo, otro gran cantidad de personas se daban cita en el escenario Torremar para presenciar el directo de Estopa. Pasarán los años y sus canciones permanecerán en nuestra memoria. Gritos nada más pisaron el escenario, tres desmayos en primera fila y gente dejándose la garganta con cada uno de los temas que interpretaron. Pero tuvimos que dejar el concierto de los catalanes para tomar posiciones para L.A., un directo más que esperado a raíz del revuelo que ha causado con King of Beasts, su nuevo álbum donde explora un rock con el que se ha paseado por toda Europa taloneando a Band Of Horses. No pudimos elegir mejor actuación para cerrar el festival: enérgica, buen pop/rock de carácter anglosajón, mezcla de los guitarrazos y los momentos más acústicos… Luis Alberto Segura y los suyos supieron hacernos viajar a las tierras en las que se han inspirado para la confección de este álbum. Sin lugar a dudas nos dejaron con ganas de otro directo suyo y de otra edición tan estupenda del Weekend Beach, la cual ya tiene fecha para 2018: del 4 al 7 de julio. Especial quinto aniversario que apunta más alto que estas pasadas ediciones.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *