Hablamos con AGO con motivo del estreno de “Ocean, Seas, Us”

Álvaro González, la persona que se encuentra detrás de AGO, es un músico de Madrid que ha tenido el placer de lanzar un lanzamiento más que delicioso recientemente. Ocean, Seas, Us” se torna íntimo y enérgico a partes iguales, intercalando los momentos más electrizantes de grupos como Mumford and Sons con la vena más etérea y conciliadora de cantautores de la escena folk como José González. Nos sentamos a charlar con el músico para que nos dé más información sobre sus influencias y la concepción de este álbum debut.

Tienes un estilo acústico que suena fresco y bonito, me gusta porque tiene esa reminiscencia al nuevo folk de ahora, Mumford and Sons, The Lumineers… ¿Cuáles son tus influencias?

Antes tocaba en un grupo eléctrico y cuando empecé a tocar por mi cuenta las canciones salían con la acústica en mi casa, eso fue una causa importante que me llevó a ir a este estilo. Empecé también a descubrir a los grupos que comentas, Ben Howard, José González… La música de cantautores folk de los años 60-70 también me han influido mucho, pero más la actual, Mumford and Sons fueron muy definitorios al ver la caña que podían meter en acústico. Vi que se podía hacer música energética con mucha garra con guitarra acústica.

Justo, diría que tiene más bien de esta gente que de Ben Howard, que a lo mejor es más lánguido.

Intento hacer de todo. En el nuevo disco hay tres o cuatro canciones más tranquilas o partes de arpeggio. Pero en directo y porque soy muy nervioso (risas) me va más la energía, así que tiro por las canciones más rápidas.

El hacer canciones más animadas que levantaran a la gente se veía en tu anterior EP. ¿Podríamos decir que esta es la esencia de tu proyecto?

No es una intención preconcebida, me gustan hacer canciones de todo tipo y aunque es cierto que en directo funciona mejor lo enérgico, no quiero hacer un disco entero de bombo a negra. También estoy muy obsesionado con las limitaciones que tengo en vivo; si tuviera la opción de tener una banda más grande y un cuarteto de cuerda pues adelante, pero no es el caso. Los primeros EPs que grabé en mi casa con el Pro Tools metía pistas y metía de todo. Vas evolucionando con el tiempo e intentó no arreglar demasiado las canciones para que no haya mucha diferencia con el directo.

Estaba leyendo que en este disco, a nivel lírico, hablabas de la muerte y la inestabilidad vital, pero son temas que se tratan con melodías vitalista. ¿Es más fácil hacer letras tristes con canciones alegres o abrazar el intimismo?

No lo sé, se puede hacer de todo. Una canción triste con letra triste, con acordes menores y demás, o hacerlo al revés. Diría que el disco habla más de la vida, hay un mensaje positivo. En mi vida diaria no soy muy negativo, así que en las canciones vuelco todo el positivismo que puedo.

Tanto en el anterior EP como en el nuevo disco, aparece una canción en español, ¿a qué se debe esto?

En los EPs primeros que grabé en mi casa todas las canciones eran en inglés, aquí es donde están las excepciones. Se debe a que la mayor parte de la música que escucho es en inglés, y como no tengo una voz prodigiosa, el idioma también me ayuda a hacer cosas que en español no puedo. Sin embargo, en español puedo jugar más con los textos, no tengo que corregir… Tengo siempre el debate conmigo mismo, había hecho muchas canciones para el disco, y en un principio pensaba hacer mitad y mitad, pero al final pensamos que tal vez descolocaría mucho, al final metimos ‘Peces Fuera del Mar’ que es una canción muy sencilla y es más bien un regalo a la gente que ha aguantado tantas canciones mías en inglés (risas). Algo que podamos cantar todos juntos en los conciertos.

Volviendo a las canciones del disco nuevo, hay dos momentos que me llaman la atención. Por un lado la canción homónima, porque tiene un estilo más etéreo. ¿Qué tiene de especial para ti este tema para bautizar “Ocean, Seas, Us” con su nombre?

El arpeggio de guitarra de la introducción lo tenía desde hace mucho años, y al final, por una serie de cosas, llegué a ese juego de palabras. Esta introducción me sugería la imagen de una tabla en medio del océano. Con esto fui haciendo el resto de la letra. Como también me imagino las canciones en el directo, no me molaba hacer la canción con el arpeggio todo tranquilo, me gusta que los temas crezcan y vayan hacia adelante, por eso hay un momento al final en el que entran tambores, guitarras eléctricas, coros… Todo para darle un toque más épico, aquí no me contuve a la hora de hacer arreglos, metimos todo lo que pudimos.

El otro momento que me llama la atención es ‘White Wooden Bird’, que cierra el álbum y pienso en ella como en una nana acústica sideral. ¿Me puedes contar algo de esta canción?

Me compré una guitarra española, que me gusta mucho por el rollo José González, y estaba leyendo un libro que se llama “Why Look at Animals?”, que explica la relación de los hombres con los animales, y me motivó a la hora de hacer la letra. Al estar haciendo la canción, ella misma me suscitó el ritmo de percusión y le acabé metiendo batería electrónica. La verdad es que me gustó mucho, el productor del disco produce para mucho tipo de gente y sé que hace electrónica, así que metió sus detallitos que él es más experto.

Hablando del productor, ¿cómo ha sido la producción y grabación del álbum?

Me produce Pablo Estrella, que también se encargó del EP anterior. Le conocí porque trabajaba en una empresa y una compañera hacía vídeos en directo de cantautores, Malditos Domingos, y Pablo era parte de esta iniciativa. Así que me puse en contacto con ellos. Venía de grabar mi primer EP en estudio, probamos y salí contento de todo lo que hicimos. A la hora de hacer este disco completo quería tener cierta seguridad, no quería mucha incertidumbre. Ha sido muy cómodo porque nos conocíamos y somos amigos.

La composición es variada, porque voy componiendo sobre la marcha. Diría que entre 2015 y 2016, pero alguna hay de 2014. La grabación la hemos ido haciendo cada poco tiempo por motivos de tiempo y dinero. Empezamos en septiembre-octubre del año pasado y acabamos en abril de este año.

¿Cuál es el origen de este proyecto musical?

Mi nombre viene de mis iniciales, AGO, antes tenía otro nombre más complicado pero decidí apostar por algo más fácil (risas). Tengo ahora casi 30 años y con 18 empecé a tocar en un grupo más eléctrico y tocaba guitarra y teclados. Conforme avanzó el tiempo conocí influencias, bandas y música diferente, empecé a hacer más cosas por mi cuenta. He dado conciertos por aquí en Madrid, componiendo, aprendiendo un montón y focalizándome más en este proyecto.

¿Tienes planes de gira?

Hemos estado de promoción para dar a conocer el disco y la hora es girar ahora por Madrid y lo que queda de año intentar tocar todo lo que podamos. Estamos mirando también cosas para salir a la aventura y presentarlo fuera de Madrid.

Por último te quería preguntar, si te da la sensación que actualmente hay una mayor presencia del pop-folk. Pienso en Escuchando Elefantes, Adiós Nicole… ¿A qué crees que se puede deber esto?

Tengo dudas, no soy quien para decir esto. En España siempre vamos a rebufo de lo que hay fuera, y si en Estados Unidos e Inglaterra hubo un boom de coros y música folk, ahora en España estamos despegando esto como podemos. Creo que influye mucho los que tenemos cierta tendencia a mirar hacia fuera en el sentido cultural, nos influye la música en inglés y cultura anglosajona. Pienso que también es condicionamiento económico. El tener un grupo acústico es mucho más viable y móvil que tener un grupo al uso de rock teniéndote que llevar amplis y demás. Y luego como todo, nos llegan las influencias tarde pero las acabamos asumiendo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.