La experiencia de Cala Vento

Hablar de Cala Vento es hablar de una de las bandas más prometedoras del panorama emergente y es que, con tan solo dos discos en su haber, cuentan con una fiel legión de seguidores que, sin hacer demasiado ruido, acompañan a la banda allá por donde va. Buena culpa de este éxito silencioso es la inmediatez y sinceridad de sus temas.

Así que cuando nos enteramos que el dúo catalán visitaba La Iguana Club de Vigo no lo dudamos un segundo y hacia allí nos dirigimos cargados de ganas e ilusión. Cala Vento regresaba para presentar «Fruto Panorama«, un álbum que veía la luz en el primer tercio de este año y que, como ellos mismos comentan, habla de lo que ha pasado gracias a la publicación de «Cala Vento«, debut homónimo de la banda. Dos trabajos que comparten esa energía y letras que enganchan desde la primera nota.

Pasados dos minutos de la media noche Aleix Turon aparecía sobre el escenario de la mítica La Iguana y lo hacía con una pasmosa tranquilidad que lo aleja de lo que tenemos mentalmente definido como una rockstar. Miradas cómplices con Joan y sin más preámbulos sonaba ‘Unos Poco y Otros Tanto‘, comenzaba así una fiesta en la que el público entregado no dejaría de bailar y corear las canciones del dúo catalán.

Aunque el bruto del concierto ha sido «Fruto Panorama«, el cual sonó por completo, también hubo tiempo para revisar temas de su primer álbum como ‘Enamorado de Ti‘, ‘Tus Cosas‘ y por supuesto ‘Isabella Cantó‘. Así nos disfrutamos de 15 temas que nos hicieron vibrar, cantar y bailar de principio a fin durante los 50 minutos que duró el concierto.

Porque sí, para mí y ojo, puntualizo lo de «mí», ese fue el único pero de un brillante concierto. Y en este punto nace el título de está crónica: «La experiencia de Cala Vento«. Regresemos a los minutos antes del concierto. El espectador que se acercaba a La Iguana para asistir al concierto del grupo desembolsar 11 euros que implicaban una retribución en forma de 50 minutos musicales ¿poco? ¿lo justo? ¿menos de lo esperado? Surgen aquí varias opiniones, que a continuación vamos a desarrollar.

Una de las ideas, más comprensibles, es que el concierto es demasiado corto para el coste de la entrada para una banda emergente. Pero justo ahí es donde nace la segunda opinión: con el precio de la entrada no se pagan la duración del concierto sino la experiencia del mismo. Porque sí, ambas teorías coinciden en una cosa: el concierto de Cala Vento es impecable y capaz de enganchar al espectador desde el primer tema. Personalmente disfruté de cada uno de los cincuenta minutos de concierto pero sin duda también me hubiese gustado disfrutar de un par más de temas porque sí Cala Vento nos dejaron con ganas de más.

Los chicos de Cala Vento no necesitan histrionismos o posturas para demostrar que son una banda de rock. Sus temas, su actitud y su energía hablan por ellos, dos seres capaces de mucho con muy poco.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.