Paramos los relojes para despedirnos de L.A.

El pasado sábado asistimos al concierto de L.A. en su paso por Santander. Actuaban en la sala BNS que se encuentra situada a pie de playa en pleno Sardinero. Un enclave mágico para despedir a la banda mallorquina de los escenarios. Cuando nos enteramos de la noticia no pudimos contenernos y sentir rabia, mucha rabia de ver cómo una banda con semejante talento decide abandonar los escenarios. Aceptando, respetando y apoyando sus decisiones, fuimos a acompañarles una última vez.

Desde la apertura de puertas la gente ya se agolpaba en la entrada en la sala. Todo el mundo quería verles. Hacía tiempo que no pasaban por Santander y el detalle de incluir una fecha en nuestra tierra se agradece. Hay muchas veces que pasamos desapercibidos en las giras de los grupos por nuestro país (no hablemos ya de los internacionales porque el panorama es desolador).

Puntuales a su cita, a las 22.00 aparecen sobre el escenario Dimas, Ángel, Pep y por supuesto Luis Alberto. Arrancan con ‘Close To You’ y ‘Perfect Combination’ extraídos de su “Heavenly Hell” demostrándonos una vez más que los cuatro músicos sobre el escenario son una maquinaria con engranajes perfectos que se mueven en perfecta sintonía entre la delicadeza, la energía y la locura en su justa medida.  Parcos en palabras y centrados en ofrecernos un show exquisito, asistimos a una primera parte del concierto llena de viejos conocidos donde sonaron ‘Oh, Why?’, ‘Older’, ‘Under Radar’ o la más reciente ‘The Keeper And The Rocket Man’. El público estaba muy receptivo y la conexión con la banda fue inmediata. Siempre coreando aquellas partes de las canciones que se preciaban a ello. Ese momento de unión continuaría a lo largo de todo el set de L.A.

La siguiente parte del concierto, más íntima, nos deja únicamente a Luis Alberto sobre el escenario para interpretar un par de temas en un silencio absoluto. Redescubrimos ‘Killing Me’  y ‘The Letter’ , canciones que fueron ovacionadas por parte de los asistentes. Los aplausos se fusionaron junto con el regreso del resto de la agrupación al escenario.

Nos vamos acercando a la parte final del concierto, nos resignamos a regañadientes de que ese momento llegue y Luis pregunta “¿Estáis con nosotros?”.  Por supuesto que sí, aunque algunos más que otros, todo sea dicho. ¿Los que se dedican a hablar con sus amigos durante todo el concierto? ¿Los que prefieren estar pegados a la barra del bar que al escenario? Cada uno vive el concierto a su manera.

A ritmo de la maravillosa ‘Microphones And Medicines’ continuamos disfrutando de su directo, le seguirán ‘Stay’ y ‘Outsider’ despidiéndonos de la agrupación hasta el esperado bis. Regresan para deleitarnos una última vez con ‘Hands’, coreada con toda intensidad por la sala y asistimos al momento más agridulce de la noche… Suenan las primeras notas de ‘Stop The Clocks’ y se nos pone un nudo en la garganta y la piel de gallina. Intentamos mantener la compostura pero internamente estamos llorando tirados en el suelo. No es hasta ese momento en el que somos conscientes de que esto está llegando a su fin. Nos despediremos ahora sí, con ‘Pictures On The Wall’ y sus notas siguen retumbando aún en nuestra cabeza.

Farewell L.A. os echaremos de menos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.