Morgan o cuando lo sencillo logra abrirse paso

Hay bandas que cumplen décadas sobre los escenarios, que soplan velas, que incluso triunfan pero que cuando te colocas frente a ellas descubres, quizás no a la primera, que algo encaja. Ahí, colgando, aparece un pequeño «pero», apenas se ve, pero tú sabes que está ahí y que afea el conjunto. Justo es decir que en ocasiones nos encontramos con la otra cara de la moneda, bandas que quizás, sin ser tan conocidas, tienen ese punto sobre el escenario que convierte sus conciertos en momentos únicos.

Tal es el caso de Morgan. Recuerdo perfectamente la primera vez que me coloqué ante ellos en la Sala Radar de Vigo hace ya casi dos años. No éramos muchos (a diferencia del pasado sábado) pero el ambiente era especial, como la mirada de Paco López a Nina mientras interpreta ‘Volver‘ al piano. En ese momento Morgan demostraba que son uno de esos grupos capaces de romper esa barrera que les separa del público, de convertir al espectador en uno más de la banda; no, no tocamos nada pero nos sentimos parte del concierto. Buena culpa de ello la tiene la perenne sonrisa de Nina, su incontrolable verborrea mientras que aprieta sus manos fruto de los nervios y las sonrisas cómplices entre el resto de miembros.

Así, el pasado sábado, dentro del ciclo As Matinés do Principal, niños y mayores disfrutamos de los temas que conforman los dos trabajos con los que los madrileños se han convertido en una referencia dentro del panorama musical estatal.

En el Teatro Municipal de Pontevedra, lleno para la ocasión, sonaban los últimos acordes de ‘Unknown Legend‘ de Neil Young cuando Morgan tomaban posiciones en el escenario ante la ovación de los asistentes. No había sonado la primera nota de ‘Planet Earth‘ y esa extraña energía de la que antes hablábamos ya se apoderaba de todo. Sonrisas, miradas de ilusión y muchos nervios recorrían la platea del teatro, y es que una de las ventajas que tienen estás matinés es que más de una y de uno asistía a su primer concierto (pensar que el primer concierto de algún cachorro humano ha sido el de Morgan nos invita a pensar que aún hay esperanza para la humanidad).

Durante hora y media paseamos a través de buena parte de la discografía de los madrileños. Sí, podría relatar el orden de canciones o los chascarrillos entre las mismas, podría decir la cantidad de móviles que conté mientras la banda interpretaba ‘Sargento de Hierro‘ o como ‘Marry You‘ era interpretada a una manera descarnada al borde del escenario. Pero esa son cosas que nos llevamos los que asistimos al bolo. Lo que sí me gustaría dejar claro, por si aún alguien lo duda, es que Morgan funciona como un engranaje perfecto, cada uno de sus miembros tiene su propio espacio y disfruta de cómo sus compañeros hacen gala de sus dones y su profesionalidad. Es cierto que Nina es quien más miradas recibe, a quien más cámara apuntan pero Morgan es un grupo de amigos que se suben a un escenario a compartir con nosotros un poco de si mismos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.