Crónica Mad Cool 2019: Welcome Party

En su cuarta edición, el Mad Cool ha contado con una gran novedad: la reinvención de su Welcome Party. Hasta ahora, esta «jornada» se había celebrado en anteriores ediciones sin pena ni gloria y con unos 2.000 asistentes de media. No iba a ser así este año. La organización calculó unos 40.000 asistentes. No sabemos si éramos tantas almas, pero caber cabíamos seguro.

Esta jornada cero traía consigo el mayor reclamo que puede haber hoy en día encima de un escenario: Rosalía. La catalana era el nombre que sobresalía por encima del resto y se notaba incluso sin entrar al recinto. «Xavi, ¿dónde estás, tío? Vienes a ‘lo de Rosalía», ¿no?» El Mad Cool, el gran Mad Cool, reducido a «lo de Rosalía».

Llegamos al festival cuando The Cat Empire estaban dándolo todo sobre el escenario. Félix Riebls, entregadísimo, hacía bailar a los presentes sin importar el calor. En Instagram, el propio Mad Cool utilizaba el hastag #onlygodvibes mostrando una actuación llena de vitaminas. Los australianos hicieron un repaso de sus grandes temas como ‘Brighter than gold’ o ‘Two shoes’. Pero, sin duda, el momento más especial del concierto llegó cuando el español Depedro se subió a las tablas para cantar con ellos ‘Sola‘, tema en el que colaboró en 2018.

Tras The Cat Empire era el momento de Rosalía. La catalana entró, cantó y arrasó. Comenzó su repertorio con ‘Pienso en tu mirá’, ese grito a los celos casi convertido en himno. Tenía al público en el bolsillo, incluso antes de subirse al escenario y ella lo sabía. «¿Queréis algo ‘a capella’?» Y así fue como arrancó a cantar ‘Millonaria‘, su último sencillo, sin más instrumento que su voz. «F*cking money, man» gritaba un público en total consonancia con la artista. El momento de «pelitos de punta» se vivió con ‘Testamento gitano‘ también «a capella», también precioso.

Rosalía no se dejó ni un tema imprescindible. En los 65 minutos que duró su actuación brilló como la gran estrella que es. Ataviada en su blusa de volantes y sus shorts ajustados, bailó junto a sus bailarinas y se dejó la piel. Finalizó con ‘Con altura’, ‘Aute couture’ y ‘Malamante‘. Y sí, seguramente cuando le cantó al público de Madrid aquello de «te conjuro y te dejo prendao», fue más real que nunca.

Tras Rosalía, era el turno de Lykke Li. La sueca contaba con fans incondicionales en las primeras filas que al grito de «Lykke, we love you» demostraban su devoción absoluta. Lykke presidió un espectáculo de luces, sonido y cuero rojo. Hace ya un par de álbumes que dejó atrás el melancolismo y la nostalgia de sus primeras canciones, pasando ahora a ritmos más bailables y discotequeros. Para muestra el «Do you wanna dance?» que dirigió al público y al que siguió una magnifica coreografía (con lanzamiento de pandereta incluido). La explosión llegó con ‘I follow rivers’, con la que hasta el más tieso bailó.

Decidimos dar por finalizada esta jornada cero, no sin antes pasar por el escenario «Consequence of sound» para ver qué estaban liando los madrileños The Parrots. Efectivamente estaba bien liada. Diego García, guitarrista del grupo y cantante ocasional, era llevado en volandas por el público al ritmo de ‘Somebody to love’. Mientras tanto, nos pareció ver que los chicos de seguridad estaban acompañando amablemente a Álex de Lucas, cantante de la banda, a la parte de atrás del escenario tras lo que parecía una leve pelea con alguien de primera fila.

Suficiente para nosotros. Nos vimos incapaces de ver qué más acontecía. Este jueves, en la segunda jornada tendremos la oportunidad de seguir viviendo el intenso Mad Cool con Iggy Pop, Bon Iver o Vampire Weekend, entre otros.

Fotos de Rosalía cedidas por Alfonso e Irene Fernández.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.