October Drift: «Forever Whatever» es más grande y mejor que cualquier cosa que hubiésemos hecho antes

Lo reconozco soy uno de esos freaks que tiene una lista de grupos que quiere ver en directo, incluso con sus peticiones: ver en sala, que toque este tema… así que cuando Editors anunciaron, dentro de la gira presentación de “Violence”, su visita a Coruña en 2018, no dudé por un momento en coger el coche y plantarme en Pelícano porque sí. Editors en sala era una de las peticiones de esa lista que cuidadosamente almaceno en mi cabeza.

Recuerdo como poco a poco la sala se comenzaba a llenar. Risas, cervezas y muchas ganas de ver a los de Birmingham en acción. Antes de ellos, cuatro chicos que respondían al nombre de October Drift salían al escenario con una intención clara: volarnos la cabeza. ¡Y tanto que lo hicieron! Casi dos años después de aquel día nos sentamos frente a ellos, con su nuevo trabajo recién publicado, “Forever Whatever”, su primer LP.

Pregunta – Lo primero que me gustaría es agradeceros que nos hayáis puesto todas las facilidades posibles de cara a esta entrevista. Como sabéis somos un medio español al que nos gusta hablar de música emergente ¿cómo explicarías a alguien que no ha escuchado hablar de vosotros quienes son y qué hacen October Drift?

Respuesta – ¡Hola! Gracias a vosotros por invitarme. Somos October Drift, una banda cargada de guitarras y formado por cuatro integrantes del suroeste de Inglaterra. Nos conocimos en el colegio, allí nos hicimos amigos gracias al skate (dejémoslo en que no éramos demasiado buenos) y sobre todo a la música. En 2015 arrancamos con este proyecto llamado October Drift, un proyecto que suena a indie rock cargado de oscuridad y distorsión. Desde ese momento hemos realizado bastantes giras por Reino Unido y como comentas también hemos tenido la suerte de hacer una gira por Europa continental.

Este mismo año, en enero, hemos lanzado “Forever Whatever” con la fortuna de hacer una pequeña gira a lo largo de febrero antes de la llegada del coronavirus y la posterior situación caótica en las que estamos inmersos.

October Drift paseando por A Coruña (Foto de Ania Shrimpton Photography)

P. – Como os comentaba en la introducción a esta entrevista, os conocimos abriendo el concierto de Editors en A Coruña. En ese momento, marzo de 2018, no habías lanzado vuestro primer LP al mercado, es más ¡han tenido que pasar casi dos años para que haya visto la luz! ¿por qué este debut ha tardado tanto en publicarse?

R. – ¡Fue un concierto increíble y una gira increíble! Los álbumes siguen siendo muy importantes para una banda como la nuestra y queríamos asegurarnos de que nuestro debut fuera lo mejor posible: solo tienes una oportunidad de hacer tu disco debut. Fuimos muy cautelosos acerca de cuándo y cómo lanzar el primer disco, por eso nos mantuvimos a la espera hasta que la plataforma adecuada apareció y ese fue el momento en el que lo hicimos.

Afortunadamente conocimos a Justin en esa gira (guitarrista de Editors) y tras ella grabamos con Physical Education. El espíritu que se vive en Physical Education encaja perfectamente con la banda y allí hicimos el álbum, era el lugar adecuado

¡Prometemos que el segundo no tardará tanto!

P. – Como acabáis de mencionar vuestro idilio con Editors no se limitó tan solo a girar con ellos. Creo que Justin Lockey, guitarrista de la banda, ha sido el encargado de producir “Forever Whatever” ¿qué a aportado su visión al resultado final?

R. – Grabamos el álbum en una semana en su estudio en Doncaster. Alquilamos un pequeño apartamento en Air B’n’B en un rincón particular de Doncaster con una cama y entonces decidimos que debíamos rotar entre nosotros para que todos pudiésemos dormir en la cama por lo menos una vez ¡Y funcionó!

Grabar con Justin fue genial, decir que juega en casa es decir poco, conoce a la perfección su estudio conocía y tenía una visión clara de cómo quería que sonara el disco así que seguimos sus indicaciones. Quería capturar el sonido crudo de nuestra banda en una habitación y creo que lo logramos. Una cosa en la que insistió fue que el estudio tenía que estar a 100 grados porque todo suena mejor cuando las habitaciones se calientan. Mis principales recuerdos son los cafés fuertes, un estudio hirviendo y la sensación de que estábamos haciendo algo especial, algo más grande y mejor que cualquier otra cosa que hubiésemos hecho antes.

P. – En Galicia (una pequeña región al noroeste de España) se dice que los gallegos somos indecisos, que no sabemos si subimos o bajamos, por lo tanto me veo en la necesidad de preguntaros: “Forever Whatever” ¿es más el culmen a una década de trabajo o el comienzo a una nueva etapa? ¿Es un principio o un fin?

R. – “Forever Whatever” es para nosotros el final de un primer capítulo. Las canciones que aparecen en el disco han sido compuestas a lo largo de los años y viéndolas ahora encontramos algunas de nuestras partes “infantiles” en el disco; eso no es necesariamente algo malo, pero en el segundo álbum en el que estamos trabajando ahora tenemos claro que será un poco más maduro. Dicho esto, no nos estamos alejando drásticamente de lo que hemos hecho hasta ahora. Es mucho más una continuación y evolución que un nuevo comienzo.

P. – Entrando más en profundidad en “Forever Whatever”. El álbum se abre con ‘Losing my Touch’ y en ese momento, da igual el lugar, la hora o la compañía, todo cambia y la canción te golpea como un bofetón ¿podría decirse que abrir así vuestro debut es toda una declaración de intenciones?

R. – Absolutamente es una declaración de intenciones. Queríamos que el álbum fuera como un viaje y definitivamente queríamos comenzar con una explosión, pero más que nada queríamos capturar la esencia en vivo de esta banda. En directo siempre hemos tratado de ser lo más intensos y enérgicos como humanamente es posible.

Durante años tocamos en locales pequeños para casi nadie y decidimos que teníamos que disfrutar nosotro de nuestros conciertos. Una de las formas que encontramos fue volvernos lo más locos posible. Significó que nos volvimos consistentes. Pero también implicaba que incluso si hubiera muy poco público, haríamos un espectáculo apasionante y memorable y, con suerte, vendrían la próxima vez y tal vez traerían un amigo.

Así es principalmente como hemos crecido como banda: muy a nivel de base, muy de boca en boca y orgánico. Queríamos ser memorables y destacar en el circuito en vivo y es lo mismo para el disco, es una declaración y una suerte. Contamos con un productor y un sello que tienen nuestra misma visión así que tenemos la libertad de hacer las guitarras demasiado alto para lo habitual o que el álbum debut comienza con 10 segundos de distorsión.

Supongo que es un intento de destacar entre el mar de la nueva música.

Fotografía de Trust A Fox

P. – Aunque este trabajo es vuestro debut en él podemos encontrar dos temas ya conocidos, ‘Cherry Red’ y ‘Cinnamon Girl’ ¿Por qué habéis escogido estos temas para formar parte de este primer trabajo? ¿Para darle una segunda vida?

R. – Al llevar haciendo música desde que éramos adolescentes y siendo este nuestro álbum debut teníamos muchas canciones entre las que elegir. Recopilamos 60 demos y partimos de allí. De hecho, habíamos lanzado ‘Losing My Touch‘ anteriormente mientras ‘The Past‘ y ‘Don’t Give Me Hope‘ habían sido elementos básicos en el set en vivo durante años. Queríamos que el álbum fuera una mezcla de canciones ya conocidas para nuestros fans y también un puñado de canciones nuevas. Así que no fue para darles una segunda vida como tales, más que hicieron el corte. Terminamos grabando 13 canciones en Doncaster, pero lo redujimos a 10 para el álbum final.

P. – Para ir terminando. El pasado 18 de febrero se cumplían exactamente cinco años del primer concierto de la banda y lo celebrabais colgando el cartel de sold-out en el Old Blue Last de Londres. Si echamos la vista atrás ¿Cuánto queda de aquellos chicos que se subían hace 5 años a un escenario para dar su primer concierto?

R. – Habíamos tocado en bandas anteriores, pero sin duda teníamos (y tenemos) mucha ilusión en este proyecto. Hicimos uno o dos conciertos secretos de calentamiento para preparar nuestra primera gira. Recuerdo que nuestro primer concierto fue en The Hoxton Bar and Kitchen en Londres. Cuando comenzamos con October Drift, decidimos no tener redes sociales y de hecho logramos llenar algunos conciertos en esa primera gira gracias al boca en boca, lo cual fue realmente emocionante para nosotros.

Hemos hecho muchas giras a lo largo de estos cinco años y tenemos algunos conciertos increíbles ¡Qué cantidad de buenos recuerdos! Realmente significa mucho para nosotros que podamos vender entradas en todo el Reino Unido y, con suerte, pensamos que cada día seremos más en nuestros shows.

También estamos muy orgullosos del álbum que hemos hecho. Sin duda, hemos recorrido un largo camino para perfeccionar nuestro oficio como compositores e intérpretes, aunque todavía tenemos mucho más para dar. Sin embargo, no creo que hayamos cambiado mucho. Probablemente hemos crecido un poco, pero todavía estamos haciendo lo que amamos y esperamos hacerlo durante el mayor tiempo posible.

P. – Muchas gracias por vuestro tiempo y esperamos veros por aquí pronto.

R. – Sin problema y muchas gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.