«La Esperanza» de Fernando Bazán

El pasado septiembre, su alianza con el cantaor Jesús Corbacho, ese «Frío desierto», parecía situarle en el círculo de los nuevos y rompedores flamencos. El mismo círculo que dibujan últimamente con sus composiciones nombres como María José Llergo, Romero Martín o Isabel Do Diego.

Apenas dos meses después, cuando noviembre daba sus últimos coletazos, Fernando Bazán se apartaba de su indagación sonora en el ámbito flamenco y, sin perder eso sí su afán revisionista de la tradición, se embarcaba en una aventura que le llevaba a la lejana Argentina. Si en la mencionada «Frío desierto» se atrevía con una soleá apolá por bulerías, en «La pobreza que buscaba» este onubense ciudadano del mundo se lanzaba a versionar uno de los estilos más populares del folklore argentino, la chacarera, en clave de dancehall robótico y cumbia rebajada de Monterrey.

Ahora, en sintonía con este principio de 2021 que no para de sorprendernos, Fernando Bazán nos regala una enésima vuelta de tuerca y se lanza sin temor ni pudor a los brazos del spoken word con una canción pop tan épica como intimista. Sí, es posible. «La Esperanza», que así se llama este nuevo doble salto mortal, coquetea en su producción con texturas avant garde y busca, en su desarrollo entre la solemnidad y la confesión, trasladarnos a estados emocionales de ingravidez.

Una vez más Fernando Bazán deja claro la cantidad de caras que forman a un creador, a un músico, poeta, docente, gestor y agitador cultural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.