Asistimos a la presentación de “La Buena Suerte”, el sexto álbum de estudio de Shinova

Dicen que la buena suerte no viene caída del cielo, que los excelentes resultados siempre son fruto de voluntad, esfuerzo y tesón. El sexto álbum de Shinova, titulado precisamente La Buena Suerte, parece cumplir con estos parámetros. El quinteto vizcaíno asegura haber disfrutado muchísimo con el nacimiento de este nuevo trabajo, a pesar de las dificultades que supuso la producción en estos tiempos pandémicos. Además de trabajar a distancia tanto en la elección del repertorio como en la revisión de las letras y acordes, tuvieron que trasladarse a un estudio más amplio para respetar las distancias de seguridad. Durante todo el proceso de grabación, contaron con la inestimable experiencia de Manuel Colmenero, productor musical de otros artistas como Nena Daconte o Vetusta Morla, quien ha conseguido dotar al disco de un sonido de primer nivel.

Son pocos los artistas que se muestran generosos a la hora de desgranar sus proyectos antes del lanzamiento. No el caso de Shinova que, durante las últimas semanas, nos ha regalado temas como ‘Ídolos’, ‘Palabras’, ‘Te debo una canción’ o ‘Puedes apostar por mí. Con ellos, comprobamos que la banda ha dado un pequeño vuelco melódico y que pretende fomentar el optimismo. Destaca el valor de la empatía en todas sus letras, ya que se cuentan momentos vitales a nivel personal y social comunes a todos nosotros por el gran colapso psicológico vivido en el último año.

Ídolos‘ se ha convertido en el tema estrella que, a pesar de ser una canción compuesta dos o tres meses antes de la llegada de la pandemia a nuestro país, representa muy bien los sentimientos vividos durante el confinamiento. Parte de su letra, como “la sonrisa intacta paralizando toda una ciudad“ podría ser una declaración de amor, si bien ahora cobra un significado totalmente distinto. Dos son las canciones que sí se inspiraron en la epidemia que arrastramos desde el año pasado: ‘Torre de Naipes‘ y ‘Te debo una canción‘. La primera es un retrato crítico de todo lo que hemos vivido con poderosos versos como “estamos más vivos que antes en la primavera más oscura“. La segunda habla de la nostalgia que se experimenta hacia lo ausente, lo que no está o ha dejado de estar, aunque, como decimos, siempre desde un punto de vista positivo.

La gira de presentación dará comienzo a finales de marzo y llevará a los berriztarras por un buen número de ciudades hasta comienzos de otoño. Será la oportunidad de comprobar de primera mano la energía revitalizante que desprenden todos sus temas. Y creedme, en estos días, nos hacen falta canciones como estas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.