En el taller de Luis González

Luis González no pasó por los micrófonos de Uno por Ciento. Esta Puta Pandemia de la que hablamos en el directo, nos ha privado de grabar cara a cara, pero también es cierto que quizás hubiésemos tardado más en entrevistarlo.

En el taller de Luis González, se escucha, una máquina para grabar cassetes. También se escucha trasiego y un afilador. Y digo taller porque Luis es un artesano. Con esa mata de pelo que lo acompaña y una mano de pintura blanco marmol podría pasar por estatua griega. Pero yo lo veo más cómo esos trabajadores que aparecen saludando a Bella en la intro de la película de la susodicha y la Bestia. Un taller pequeñito, del que salen juguetes sencillos y hermosos.

La pasión de Luis es la música. Y por eso lleva grupos y graba cassetes. Pero la razón de porque lo hace tan bien es que lo que le gusta a Luis de verdad, es hacer bien las cosas. Me lo imagino seleccionando con mimo cada uno de los spaguettis para hacer una puta bolognesa. Cómo selecciona a los grupos de Ciudad Oasis. Cómo seleccionó en su momento la máquina en Inglaterra para poder crear ese pequeño oasis en la ciudad (Que bien hilado ¡coño!) que es La Cassetería.

Escúchenle, cómprenle, síganle.

Hay personas a las que siempre quiero en mi equipo. Y Luis, sin conocerle demasiado, es una de ellas. No le tengo puesto todavía en mi alineación, ni que va a hacer, pero sé que lo que haga, estará bien hecho.

Quiero que vuelvan los festis para escuchar a YouCantHide, quiero escribir una canción para grabarla en un casette, quiero comprarme un Walkman para descalzarme, y con unos cascos finitos y de gomaespuma gastada, pasear por la playa escuchando una vieja cinta de mi padre…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.